jeudi 18 mai 2017

¿Para qué vas a estudiar francés?


Jorge Vega|


Empecé a estudiar este idioma en cuarto año de secundaria, en el año 2000 para ser más exactos. El francés me pareció interesante y pues era distinto al inglés, idioma que en teoría todos conocen bastante bien.Eso iba de la mano con la idea que yo tenía en ese entonces de tratar de ser un poquito "diferente" u "original".

Debo confesar que cuando empecé a estudiar este idioma, mucha gente me decía que estaba perdiendo mi tiempo, que al final no iba a ser de utilidad. Es normal que dijeran eso, porque al yo ser de Nicaragua, la gente está más orientada a los Estados Unidos, todos, o al menos la gran mayoría está o estaban con lo del «sueño americano». La gran mayoría piensa en continuar sus estudios o continuar con sus vidas en alguna ciudad de la América anglosajona, aunque no sea siempre el caso. 

 
Yo me interesé en aprender este idioma y honestamente creo que no fui yo quien lo buscó, creo que hay cosas que están destinadas para uno y que si las ves en el momento indicado y las aprovechás, pues poco a poco se van a ir uniendo esas piezas al rompecabezas de tu vida y todo va a estar en el lugar que le pertenece.


Puedo mentirles y decirles que el francés es un idioma súper fácil y que no tuve ningún problema en aprenderlo o puedo ser honesto y decir lo contrario. ¡Por supuesto que el francés es complicado!, tiene reglas que no existen en español, por ejemplo ¡los partitivos! en francés se dice: quiero del pollo, de la ensalada, o sea una parte de y una de las cosas más complejas es la fonética, porque existen muchos sonidos que no tenemos en español, todos los sonidos nasales son la muerte para nosotros los hispanos.

Este idioma me ha dado muchas alegrías, me ha permitido aceptar o comprender otras culturas, ver lo diferente como parte de un todo, me ha permitido viajar por casi toda Francia, conocer gente de diferentes países y lo más importante, poder comunicar mis ideas sin necesidad de un intermediario.


Gracias a Dios las mentes cambian, evolucionan y creo que hoy en día nadie cuestionaría el hecho de aprender francés u otro idioma en Nicaragua. Creo que hemos descubierto que todos los aprendizajes son valiosos. Por mi parte, quiero seguir mejorando y aprendiendo idiomas extranjeros, porque es algo que me gusta. De una cosa estoy seguro y a la vez más que convencido, todo lo que he ido aprendiendo me ha permitido un gran avance en la construcción de esto que llamamos vida o vie en francés :-)



lundi 8 mai 2017

¿Sin querer queriendo?


Jorge Vega|



Una vez uno de mis sobrinitos vino llorando a decirme que mi otro sobrinito le había dado un golpe, entonces el que le había dado el golpe dijo que fue “sin querer” y mi otro sobrino dijo que no, que fue “con querer”, ¿Se imaginan el enredo?

Con los niños uno tiene que interrogarse sobre un montón de cosas, porque te preguntan de todo, ¿Por qué esto?, ¿Por qué lo otro? Y pues a veces dicen cosas que te hacen cuestionarte sobre el uso del idioma….como existe sin querer, debería existir con querer (o con ganas como decimos en Nicaragua), esa es la lógica y tiene mucho sentido.

Sin querer da la idea que la acción no fue intencional, no se había pensado en hacer algo malo en contra de otra persona, no hay una intención clara o premeditada.

Con querer, que no existe de momento, demuestra que las acciones se hacen adrede, intencionadamente, deliberadamente, expresamente, premeditadamente, a propósito.

Por ejemplo, si vas por la calle y estás explicando algo y de pronto abrís los brazos para continuar con tu explicación y justo en ese momento pasa alguien y pues lo golpeás un poquito, en ese caso es sin querer, porque no era parte de tu plan hacerlo, fue algo que pasó sin premeditación. En cambio si sabés que alguien va a pasar y pues querés darle su golpe o su toque (como decimos en Nicaragua) o algo, ya ahí cambia la cosa, porque es parte de tu plan, lo pensaste y querés hacerlo y estaríamos hablando de algo que se hizo con querer, según mi sobrinito.

¿Y qué pasa cuando lo que hiciste tiene una mezcla de “sin” querer y “con” querer?, pues en ese caso la mezcla permitiría hacer uso de la célebre frase del chavo del 8: “fue sin querer queriendo”, que seguramente también sería la respuesta final de mi sobrinito.