mercredi 25 mai 2016

Un dîa de las madres memorable!

Por: Jorge VEGA |



No recuerdo qué edad tenîa cuando pasô esto que les voy a contar, pero incluso hoy por hoy me da risa, obviamente en el momento no fue tan divertido.


Se acercaba el dîa de las madres y estaba ahorrando para comprarle algo a mi mamâ, pero como habîa mucha gente en la casa y no sabîa dônde guardar lo que iba ahorrando, entonces decidî hacer un hoyo en el patio y meter esa plata en un vasito de gerber.




En cuanto conseguîa algunas monedas me iba al patio y sacaba el vasito de gerber y metîa ahî mi gran riqueza! Todo funcionaba como lo habîa planeado, pero al paso de los dîas creo que empezô a llover y entonces me dio miedo que con el lodo se me perdiera la pista de dônde tenîa ese vasito de gerber y pensé bien, no tenîa muchas opciones, no le podîa dar eso a mi mamâ, porque iba a sospechar y pues se trataba de una sorpresa. 

Pensé y pensé y entonces se me ocurriô la idea de darle a guardar esa plata a una vecina, una niña de unos no sé cuântos años, le expliqué bien y me dijo que estaba de acuerdo y que no me preocupara.



Estaba sûper feliz, porque iba a poder seguir ahorrando y ya no habîa peligro, podîa llover todo y mi plata estaba ya asegurada!



En los dîas que siguieron, miraba a mi vecinita comiendo sandwhiches y bebiendo coca cola y comprando mucho eskimo, pero no me pareciô nada en especial, a lo mejor ella ya tenîa el regalo para su mamâ o le habîa dado a guardar su propio dinero a alguien mâs, asî que yo seguî ahorrando mis monedas de cinco pesos y cuando ya tenîa diez pesos los iba a ahorrar, recuerdo bien eso!, tenîan que ser monedas de 5 pesos y luego billetes de diez!



Un dîa antes del dîa de las madres me fui donde la vecinita a decirle que ya me podîa dar la plata, que iba a ir al mercado a comprarle el regalo a mi mamâ, ella me dijo que regresara mâs tarde, que le habîa dado a guardar los reales a su mamâ y que estaban en la gaveta del ropero y que ella no tenîa la llave. Yo me fui y regresé mâs tarde y la misma canciôn. Hasta en ese momento se vinieron las imâgenes de ella comiendo sandwhiches, bebiendo coca cola y comiendo tanto eskimo!!! 





Ese año no le di nada a mi mamâ, no podîa, no tenîa de dônde. Me sentî mal esa vez, porque habîa confiado en alguien y de cierta forma me traicionô, pero éramos chavalitos y tener “tanta” plata se hacîa muy peligroso en esos tiempos de tanta necesidad.... 

Ahora me da risa cada vez que pienso en esa situaciôn y curiosamente siempre me acuerdo de eso cuando se acerca el dîa de las madres!



Creo que ese año sôlo le di una flor que me robé del patio de esa vecina, al final no fue el gran robo, ella ya se lo habîa pagado mucho antes!




Esta anécdota me hace reir, nunca la habîa escrito y de hecho se la he contado como a dos o tres personas, pero ya que se acerca el dîa de las madres, es la oportunidad de compartirla.

Me despido diciendo: Feliz dîa de las madres a nuestras madres nicas y pues en especial a la mîa!

Feliz 30 de mayo!!!


Nota: 
Todas las fotos fueron extraîdas de internet. Ninguna fue hecha por mî.

mardi 24 mai 2016

Qué querés ser cuando seás grande?

Jorge Vega |


¿Nene, nene, qué vas a ser cuando seás grande?, ¿Se acuerdan de esa canción? me hizo pensar en esa pregunta y sobre lo que uno quería ser cuando era pequeño. No habían muchas opciones, siempre tenías que decir: doctor, ingeniero…y no recuerdo las demás profesiones. No era realmente lo que uno querîa ser, era mâs bien en lo que se podîa trabajar y lograr cierto estatus social. De hecho, eran las opciones que te daban las mismas personas que te hacîan la pregunta, porque cuando uno es niño pues no conoce bien qué fin tiene cada profesiôn.



Obviamente y por dicha, no todos nos decidimos por esas opciones y cada quien eligiô estudiar algo en la universidad en funciôn de sus intereses, entorno, influencias.... llegado este momento de decidir ya contâbamos con edad suficiente para poder responder a la pregunta: ¿Qué querés ser cuando seás grande?, respondimos, pero siendo ya grandes!




Y en la vida real, ¿Se cumplió nuestro deseo? Me gustaría pensar que sí, aunque si hiciera una lista en la cual aparecen los trabajos reales de muchos de mis amigos, no sé si correspondan a sus deseos o no. Tampoco si el trabajo actual responde a su pregunta de lo que querîan ser cuando fueran grandes.



Todos sabemos que muchas veces la vida nos lleva por otros caminos y que muchas veces nos toca hacer cosas diferentes; empezar por otros trabajos, llegar directamente o bien por otras vîas en pro de lograr nuestro objetivo, por aquello de que el fin justifica los medios... 



 
Si te hubieran hecho esta pregunta hace 20 años, seguramente no hubieras dado por respuesta tu profesiôn actual o quizâs sî, en todo caso, todo trabajo que hagamos nos da una enseñanza, un aprendizaje, técnicas que podemos usar en otros âmbitos. De todo se aprende en la vida y si ahorita estâs haciendo un trabajo que quizâs no sea el ideal para vos, pensâ en que estâs aprendiendo cosas que podrîan serte ûtiles en la vida! 


Por aquî les dejo el video de la canciôn:

 

jeudi 5 mai 2016

Cerrando puertas


Por: Jorge Vega |

 

Para empezar algo nuevo, a veces nos toca irnos de un lugar, una ciudad, un paîs. Irse, ese verbo reflexivo que puede ser uno de los mâs tristes, pero es a la vez el que te invita a descubrir, a hacer cosas diferentes. Cuando te vas de un lugar forzosamente tenés que llegar a otro y después de concluir algo, tenés que empezar algo nuevo.



Hoy me vino a la mente las tantas puertas que he tenido que cerrar para poder dar el paso de abrir otras nuevas. Hoy por hoy estoy convencido que eso es parte de un proceso de crecimiento y aprendizaje.



Recuerdo la primera vez que salî de mi casa. Después de haber terminado de hacer la maleta y cerrar la puerta, te da la sensaciôn de un gran vacio. Te vas y dejâs lo que conocés bastante bien, para empezar en otro lado y empezar a aprender. Al comienzo resulta bastante difîcil, todos los que hemos pasado por ese proceso lo sabemos, pero con el paso del tiempo uno se adapta y hace que el nuevo espacio sea la nueva casa. 

 


Escribo estas palabras pensando en la Melissa, que pronto se va del paîs, y en todos mis amigos y conocidos que se han ido de Nicaragua y que tuvieron que cerrar la puerta de sus cuartos, casa y en ese preciso momento en el que sabés que no hay marcha atrâs, toca respirar y con firmeza decir: Adiôs casa! 

 

Nuevas puertas se abrirân en el camino y con ellas, nuevas experiencias y nuevas herramientas para la vida!


dimanche 1 mai 2016

Una granadina en Toulon (Francia)!

By: Jorge Vega |



Ser profesor de francés te llena de muchas satisfacciones, sobre todo cuando ves que tus ex estudiantes han podido lograr sus sueños. Uno de los grandes sueños de muchos de ellos es poder viajar a Francia para poder utilizar el idioma francés y apropiarse de la cultura francesa. 


 

En las clases de francés no nos enfocamos solo en dar a conocer, aprender, utilizar y poner en prâctica aspectos lingüísticos, vamos mucho mâs allâ y es por eso que la gran mayorîa de los profesores también abordamos temas culturales y compartimos con nuestros estudiantes nuestras propias experiencias en Francia, para familiarizarlos con la cultura y hacerles ver que ellos también pueden ir a Francia o a cualquier lugar que ellos quieran.



En esta oportunidad quiero hablarles de Idania Malespîn, una joven originaria de Granada (Nicaragua) que tuvo la oportunidad de trabajar como Asistente de español en Toulon(Francia). No voy a contarles sobre su experiencia, porque eso le corresponde directamente a ella, pero le hice dos preguntas referentes a su viaje: Qué vas a extrañar de Francia?, Qué extrañâs de Nicaragua?, su respuesta fue bastante interesante!



La Idania me dice que hay dos cosas que va a extrañar de Francia, por ejemplo el hecho de poder viajar mucho a otras ciudades y paîses, cosa que es bastante comûn y fâcil en Europa, porque hay vuelos bastantes accesibles y hay muchîsimas conexiones (trenes, aviones, buses). Todo eso facilita la movilidad. Y la segunda cosa, y que para ser honesto no me esperaba, es: el silencio! Exacto, eso tan comûn o habitual en Francia, puede ser bastante nuevo para nosotros, tan acostumbrados al ruido nuestro de cada dîa en casi todos los rincones de Nicaragua.



La Idania pronto se regresa a Granada, va a disfrutar del vigorôn, de la Calzada, de su familia, amigos, pero va a regresar con una una experiencia profesional, cultural y lingüística que seguramente va a conservar para toda su vida.