jeudi 25 février 2016

El blog de Ciudalatina

Por: Jorge Vega



Desde hace unos meses sigo el blog Ciudalatina, proyecto de dos jôvenes nicaragüenses, periodistas de profesiôn y que actualmente residen en España.

El blog aborda temas muy variados, aunque es notable el tema de la migraciôn tanto de nicas como de otras nacionalidades hacia Europa.

Entre las categorîas que se pueden encontrar en el blog figuran: Cultura, Europa, Latinoamérica, Migrantes, Mujeres entre otros.

Las encargadas de dicho proyecto son Tamara Orozco y Mirna Velâsquez. Para conocer mâs de ellas y del blog de Ciudad Latina, los invito a visitar su blog, estoy seguro que lo van a visitar una y mil veces!







mercredi 17 février 2016

La Sweety!

Por: Jorge Vega



La gata estâ tranquila, hace como que estâ comiendo y desde que la puerta de la cocina se abre hace el intento de salir. Ella estâ esperando cualquier oportunidad o descuido para salir de la cocina. Ya sea que se haya dejado la puerta abierta o que ella la haya abierto con sus patas, la cosa es que estâ muy atenta a ver en qué momento se abre la puerta y no deja pasar una sola oportunidad. Cada vez que la puerta estâ abierta, semi abierta e incluso cerrada, ella estâ intentando abrirla para ir a la sala y poder ver desde la ventana.

¿Por qué escribir sobre una gata que quiere abrir la puerta de la cocina?

Porque puede ser utilizado como un motor de cambio para el humano también. Esas ganas de querer abrir las puertas para hacer algo nuevo. Esas ganas de lanzarse y no dejar perder ni una sola oportunidad. Esas ganas de querer abrir la puerta incluso si sabe que estâ bien cerrada.

En ocasiones logra dar el paso correcto y salir y lograr su objetivo. No es siempre asî, pero a ella le da igual, lo sigue intentando, no se decepciona. Hay que tener mucho cuidado con esa gata. No deja pasar una sola oportunidad!

Foto:
El gato con botas, de la pelîcula Shrek.


-Rue Jenner-

mardi 16 février 2016

Españoles nos muestran su vida en Nicaragua

Por: Jorge Vega

Me gusta ver programas de viajes. Entre mis programas favoritos estân: Latinos por el mundo, españoles en el mundo, madrileños por el mundo y todo lo que termine con “por el mundo”.

En esta ocasiôn les presento el programa EM, Españoles en el Mundo, su cita fue nuestro paîs: Nicaragua.

Para todos los que no han tenido la oportunidad de visitar la regiôn Centroamericana y mâs precisamente Nicaragua, aquí una probadita de lo que van a encontrar en la Nicaragua, Nicaragüita!

¡Dale pues!


dimanche 14 février 2016

Mi abuela

Por: Jorge Vega

Mi abuela muriô tres dîas después de mi hermano. Eso fue en enero del año pasado. Como estabamos con la noticia de la muerte de mi hermano y se debîan organizar cosas como la vela, funeral, rezos, entonces mi mamâ tuvo que estar en ambas pérdidas familiares. Mi mamâ perdiô a un hijo y a su mamâ en la misma semana, el mismo mes y el mismo año.

Mi abuela era originaria de San Miguelito, Rîo San Juan, Departamento ubicado al sur de Nicaragua. Toda mi familia, tanto materna como paterna, son originarios de dicho pueblo. Mi mamâ y dos tîas se fueron del pueblo desde hace muchîsimos años y empezaron a vivir cerca de Managua y en la USA.

Mi mamâ nos contaba siempre historias de cuando ella era chavala y las cosas que le pasaban y pues las cosas que le decîa mi abuela. Cuando estaba pequeño y escuchaba esas historias, pensaba en cosas sûper mâgicas.

Mi abuela venîa una vez al año a la casa de una de mis tîas y era el momento que podîamos compartir con ella. A pesar que en la casa de mi tîa tenîa muchîsimas mâs comodidades que en su casa de San Miguelito, era imposible hacerla quedarse, ella se quedaba tranquila durante dos o tres semanas, pero después ya era tiempo de regresar a su pueblo. Nadie la hacîa cambiar de opiniôn. Ella tenîa que regresar a su casa y asî lo hacîa siempre.

Mi abuela ya estaba algo mayor, recuerdo que la primera vez que fui al pueblo a visitarla, llegué a la casa de ella y desde la calle saludé diciendo: Buenas! Va a querer cuajada? Y ella se acercô a la puerta y me dijo: no chiquito, en otra! Yo no entendî si se trataba de una broma o qué, pero es cierto, ella simplemente no me reconociô, tuve que decirle: abuela, soy yo Jorge, el hijo de su hija Marlene! Hasta entonces mi abuela reaccionô y me dejô entrar a su casa. La broma no me saliô como esperaba.

A mi abuela le gustaba hablar, de hecho heredamos eso de ella, en la familia somos bastantes comunicativos, quizâs algo mâs de lo habitual.

Mi abuela ya no estâ entre nosotros, y como una servidora fiel a su pueblo, fue ahî mismo donde muriô. Ella tenîa que regresar a su casa, y asî lo hizo siempre.







mercredi 10 février 2016

CHOCOLAT


Por: Jorge Vega


Confieso que vi el trailer de la pelîcula y que a pesar de haberme llamado algo la atenciôn, no me inspiraba tanto como para ir a verla al cine. A veces nos pasa eso, vemos un trailer y sentimos como que ese tipo de pelîcula no va con uno. A veces puede ser el trailer, la portada, la sinopsis, en fin, cada quien tiene su excusa o su argumento para decidir qué ver y qué no.

Al final me decidî por ir a verla y qué sorpresa! Valîa toda la pena del mundo.





De qué les estoy hablando? Pues ni mâs ni menos que de la pelîcula Chocolat, que en español serîa? Si pensaron: chocolate, pues estân en lo cierto.



Chocolat es la historia del primer payaso negro en la historia de Francia. El personaje de este drama es un hombre negro. Segûn relata él mismo, primero fue esclavo, luego se escapô y logrô llegar a un circo de pueblo, donde empezô a trabajar como «canival», bastaba con que él hiciera un ruido, para que todos los presentes en el circo temblaran de miedo. En ese momento de su vida Chocolat seguramente nunca hubiera imaginado que su éxito tendrîa que ver con la risa, hacer reir a los demâs.



En el circo conoce a un payaso blanco, que era lo habitual en la época, y juntos empiezan un proyecto de payasos. Un payaso blanco haciendo chistes y dando patadas y cachetadas al negro, eso causaba muchîsima gracia entre el pûblico presente y fue gracias a eso que Chocolat consiguiô la fama en Paris y toda Francia.



En la trama Chocolat conoce a personas que lo hacen cuestionarse sobre la importancia de ser negro, sobre darle valor a ese color de piel, preguntarse si dejarse dar cachetadas en el circo por un payaso blanco valîa realmente la pena, si él querîa que los demâs vieran a la gente negra como personas de las cuales reirse o burlarse, ahî es donde empieza el dolor de cabeza tanto para Chocolat, como para la gente de su entorno.



Si tienen la posibilidad de ver esta pelîcula, se las recomiendo. Seguro pasaran un momento con una mezcla de emociones: risa, mucha felicidad, tristeza y no me sorprenderîa que a mâs de alguno se le salga una lâgrima antes que culmine la cinta. Porque Chocolat sabîa soltar una buena carcajada de su pûblico y él lo sabîa perfectamente, pero cuando se apagô, también pudo soltar una lâgrima entre sus seguidores.

Trailer:




Imagen extraîda de:


vendredi 5 février 2016

Managua, el viejo pueblo de pescadores

Por: Jorge Vega 

 

Un lunes por la mañana como de costumbre, me dirigía a mi centro de trabajo ubicado en la carretera a Masaya, tomé uno de los pequeños microbuses que salen del populoso mercado oriental.

Todo continuaba normal, las mismas calles, los rótulos, los edificios, las personas, todo marchaba al ritmo habitual, hasta que nos detuvimos en la cercanías de la rotonda Centroamérica y veo a una viejita pequeña de unos 70 u 75 años apróximadamente, con un manojo de leñas en la cabeza, un saco en la espalda, la vista perdida y por unos pocos segundos, esa vista cruza con la mía, imaginense esa escena y teníendo de fondo al centro comercial Metrocentro, el nuevo “centro de la ciudad”, en donde las construcciones y el comercio han hecho de las suyas. Para los que no saben, Metrocentro es un centro comercial y está ubicado en una zona con mucho movimiento económico, así que ver a esa viejecita en lo que fue el viejo pueblo de managua, me hizo pensar que ella ha sobrevivido a la invasión de su tierra.

Tengo la idea de cómo habrá sido Managua a sus inicios, me la imagino como un pueblo sencillo, de tierra, con muchas carreteras de tierra, fincas, mucha gente sembrando en el campo, cosechando, los pueblerinos hablando de sus historias, las cosas que habían pasado, las carretas andando libremente, así como ha pasado y pasa en otros grandes pueblos a los cuales les hemos bautizado como”ciudades”.

Es impresionante ver cómo los pueblos cambian y se transforman, pero más impresionante aún, es pensar que somos parte de esos invasores del territorio de esa viejecita. Somos invasores del viejo pueblo de managua transformado en ciudad y luego en capital.

El bus continuó su marcha y la viejecita que cautivó mi inspiración en ese momento, esperó hasta poder cruzar al otro extremo de la calle. Hace 60 años, quizá no le hubiese tomado tanto tiempo cruzar esa misma calle, quizá sólo hubiese esperado que alguna carreta pasara, pero ahora, tenía que esperar que los carros, buses, motos y otros vehiculos, circularan para poder luego cruzar. 

Nota: 

Este texto lo escribî en Managua, en el 2008, pero es la primera vez que lo publico.

jeudi 4 février 2016

Trazando caminos



Por: Jorge Vega



Haber nacido en un país con muchas oportunidades o haber nacido en una familia con muchas facilidades y contactos profesionales o la mezcla de ambas cosas, puede ser determinante de un éxito prâcticamente ya esperado, una batalla ya ganada.

Los que no se encuentran en el caso antes mencionado, deben aprovechar y utilizar sus “poderes naturales”, a veces puede ser su simpatía, su aspecto físico, sus atributos, su carisma, sus conocimientos, su personalidad para ganar dicha batalla.

Al no tener el camino tan fâcil. Uno debe luchar cada día por alcanzar sus metas, inventarse y reinventarse cada vez que algo no funcione como se esperaba, pero igual seguir adelante, siempre con la idea de lograr sus objetivos.

Independientemente de si tenemos el camino ya trazado, o que debamos trazarlo y construirlo por nuestra cuenta, el final deberîa ser el mismo, poder decir: “asî es que me querîa ver hace un par de años!”.

Hay que seguir caminando y para que el camino sea agradable, les dejo esta canciôn que me gusta mucho por su mensaje.

 

Letra de la canciôn: 
Foto extraîda de:

lundi 1 février 2016

Continuamos aprendiendo!


Por: Jorge Vega



Qué falso es pensar que uno ya aprendiô lo que tenîa que aprender. La vida te va llevando por experiencias desconocidas y eso puedo provocar incertidumbre, porque uno no sabe qué va a pasar.

A veces lo desconocido puede llamarnos la atenciôn, pero a veces puede dejarnos inmôviles. Creo que la clave del “saber actuar” depende del momento en que van apareciendo las situaciones, en lo que uno se imagine, la informaciôn que se vaya acumulando y la madurez ante las decisiones tomadas. Lo que si es seguro, es que nada estâ escrito y que uno solamente puede saber el final de cada situaciôn por la experiencia vivida, mientras tanto todo se limita a hipôtesis.

Es verdad que es genial poder tener el control de las cosas, saber mâs o menos cômo salen las cosas habitualmente, tener pronôsticos, pero la vida no te permite tener siempre el control y hay momentos en que tan sôlo te permite tener aciertos o desaciertos. El mensaje es el mismo: continuar aprendiendo.

Yo tengo ganas y mucha energîa para empezar este nuevo aprendizaje y tengo mucha fe en que muchas cosas nos llegan en el momento exacto! Todo el tiempo las oportunidades aparecen en un tren y cada vez nos toca tomar la decisiôn de tomarlo o dejarlo ir. Nosotros decidimos tomarlo!