vendredi 25 août 2017

Dunkerque, Lille, Calais, ¡Conociendo el norte francés!

Jorge Vega ~

Vista de Dunkerque al salir de la estación de trenes.

Me gusta viajar, creo y espero que no me cansaré de decirlo, aunque puedo decir y asegurar desde ya que viajar cansa.

Para las vacaciones de verano tuvo la oportunidad de visitar el norte de Francia. Es una cosa que quería hacer desde hace unos algunos meses, pero de momento no se había dado la oportunidad. 

Afiche de la película sobre Dunkerque.
 

De Dunkerque no sabía mucho, pero como vi la película, eso me dio la curiosidad de ir a conocer. La historia de la película de Dunkerque es bastante dura, narra una operación militar que consistía en la evacuación de los militares ingleses que estaban apoyando a los franceses en la lucha contra la invasión de la Alemania nazi. Los alemanes avanzaron y habían cercado a los franceses e ingleses, y a los ingleses no les quedó más remedio que regresar a su tierra, para prepararse ante la posible invasión nazi a Inglaterra.

A pesar de ser una historia triste y complicada, los paisajes se veían súper interesantes en la película y pues quería comprobarlo y como tenía el tiempo para hacerlo, así se hizo.

Afiche de la película de los Ch'tis.


De Lille sólo sabía que son conocidos como les ch'tis y eso lo supe desde hace muchos años, cuando en Nicaragua vimos la película Bienvenue chez les ch'tis, una película que aborda los estereotipos que los franceses tienen sobre la gente del norte. Según Wikipedia, para los franceses el norte es una región poco acogedora, en la que hace un frío polar y en donde las condiciones de vida son lamentables. Por eso esta idea de ir al norte no es tan popular para las vacaciones de verano, pero yo me fui sin ningún estereotipo ni expectativa, sólo las ganas de conocer. 


Los Burgueses de Calais.
 

Y de Calais, pues lamentablemente lo que sabía es lo que sale casi todos los días en las noticias, lo de la jungla de Calais, espacio que ha sido tomado por los refugiados e inmigrantes.

TGV


La primera parada fue Dunkerque, directamente, saliendo de Nantes vía París y después de la Estación de trenes del Norte, dirección a Dunkerque. Unas tres horas y media de trayecto, más una hora de espera en París. Gracias a Dios que existe el Tren de Gran Velocidad (TGV), que hace que los trayectos sean bastantes cortos.



Casas de Dunkerque frente al mar.
Dunkerque me gustó mucho desde la llegada, las casas son de ladrillos y con colores variados, los diseños son súper diferentes a los del oeste francés y además habían gaviotas cerca de la estación de trenes o en las calles, porque Dunkerque da directo al mar. La gente con la que tuve la oportunidad de hablar fue extra acogedora, aunque también estaba a mi favor que quizás ellos no estén acostumbrados a ver a alguien con el color de mi piel, un latino, y además con mi acento en francés, a mí no me gusta mi acento, pero por estos lados puede resultar “exótico”.

Vista de la ciudad de Lille.


Lille es una ciudad súper bien situada, está a una hora de París, a media hora de Dunkerque, media hora de Bruselas, y súper cerca de Holanda, Luxemburgo, Alemania, por algo una de las estaciones de trenes se llama Lille Europa. Esta ciudad tiene una mezcla arquitectural donde lo “viejo” subsiste con lo moderno.

Aquí estoy yo, una fotito para el recuerdo :-)


Desde Dunkerque hacia Lille, hay pueblitos en donde se para el tren y se ven un poco desolados, sin mucha “vida”, pero eso es normal, pasa en todos lados, hay ciudades más importantes que otras, lo mismo pasa en Nicaragua.

Afiche divertido, nadie sabe dónde está la alcaldesa de Calais. 


Y para concluir la visita, Calais, no fuimos a la “jungla” y tampoco tuvimos mucho tiempo para visitar todo a como se debía, pero vimos la alcaldía, los buses ingleses, un acuario donde habían pescados de Nicaragua :-) y un poco el mar.

El clima estuvo de nuestro lado y en las tres ciudades hubo mucho sol, demasiado incluso, en Dunkerque todo el mundo en la playa bañándose. Definitivamente que el norte francés en verano, es un perfecto regalo de vacaciones.

Con este clima, ¡Todo el mundo en el mar!

 Videos:



Información más detallada:


lundi 21 août 2017

Fiesta de Solidaridad con Nicaragua en Francia, edición 2017

Jorge Vega~

Uno de los premios de la tómbola.




El pasado domingo 20 de agosto de 2017, tuve la  dicha de participar en la Fiesta de Solidaridad con Nicaragua en Gruellau (Loira Atlántico). Dicha actividad fue organizada por la Asociación Intercambios y Solidaridad 44. Ya son 29 años, 29 Fiestas de la solidaridad realizadas por la asociación. Este año el lema fue Abattons nos murs pour vivre ensemble, que en español vendría siendo: Rompamos nuestros propios muros, para vivir juntos, que hacen alusión a la idea de aprender a ver la diferencia de las demás personas, culturas, creencias, ideas, entre otras cosas, como una riqueza. 

Contribución solidaria para ayudar al financiamiento de proyectos en Nicaragua.



Como se menciona en su sitio web, esta asociación brinda ayuda a los campesinos más necesitados de Nicaragua, con el propósito de apoyarlos en sus proyectos de subsistencia alimentaria. 

Ambiente en el comedor nica.
 

Los proyectos que la asociación apoya han sido pensados, iniciados y creados por los campesinos. Espacios y Solidaridad 44 trata de no dar ideas  de negocios o producción ni les dicen a los campesinos qué proyectos deben desarrollar, porque, según explicaron en una de las conferencias a las que asistí, si ello hicieran eso, es muy probable que los campesinos no estén interesados en dichas propuestas y quizás pueden iniciarlas por un tiempo, pero no les darían seguimiento, por no sentirlas como propias. 


El tren de la amistad Francia-Nicaragua.


El trabajo de ES44 es más de acompañamiento en los proyectos ya iniciados por los campesinos, la idea es hacer esos proyectos sostenibles, para que después ES44 pueda enfocarse en apoyar otras ideas de desarrollo de cooperativas que promuevan la agricultura agro-ecológica, creación de pulperías para la venta directa en las comunidades campesinas, comercialización de los productos de los agricultores en Managua u otras ciudades de importancia, producción de parcelas de café, capacitar a los productores en la agricultura bio, utilización de tecnologías agrícolas alternativas y sostenibles.


Venta de artesanía y productos nicas.


La fiesta estuvo súper alegre, había muchísima gente y muchísimas asociaciones que apoyan proyectos solidarios en diferentes países del mundo. 

Parte de las asociaciones presentes.
 



Un aplauso para todo el equipo de Intercambios y solidaridad 44 con Nicaragua, a la delegación nica que vino a presentar sus proyectos de producción agrícola campesina y a todos los presentes en esta fiesta que tiene como objetivo mayor, poder reunir dinero para que ES44 pueda continuar apoyando a los campesinos nicas.

Una foto para el recuerdo.

 ¡Nos vemos pues!

********************************************************************************************************

Información relacionada:












dimanche 6 août 2017

Día de mercado francés

Jorge Vega ~



Muchas veces se tiene la idea que todas las cosas funcionan en otros países de la misma manera que en el país de uno, pero en otras entradas del blog he tratado de explicar que no es verdad. En esta ocasión voy a hablar de cómo funciona el mercado en Francia.

Como podrán suponer, el mercado no funciona de la misma manera que en Nicaragua. Aquí el mercado, a como lo conocemos comúnmente, está abierto al público una vez a la semana, el día varía mucho; en algunas ciudades, pueblos o comunas como se les conoce popularmente, el mercado puede estar disponible durante la semana, pero únicamente un día, ya se a lunes, martes, etc…. o bien el fin de semana.



El mercado en Francia puede tener un espacio fijo que se conoce como Les Halles, en la ciudad de Rennes por ejemplo, Les Halles pueden estar abiertas de lunes a sábado de 9 AM a 2PM con una pausa, para retomar nuevamente de las 4PM a las 7PM, o puede hacerse en espacios públicos autorizados para dicha actividad económica. Lo de hacer una pausa y cerrar el puesto de las dos a las cuatro de la tarde me parece exótico, no pienso que un comerciante haga eso en Nicaragua.

En Nantes yo voy al mercado que se hace el sábado por la mañana y que se hace frente a la Mediateca Jacques Demy. Voy a ese mercado, porque es el que me queda más cerca y pues puedo ir y regresar caminando. Digo mercado que se hace, porque son mercados al estilo mercadillo español, es decir, mercados ambulantes al aire libre.



En los mercados se encuentra de todo; alimentos, bebidas, ropa, calzado… y en teoría los precios son más “interesantes”, aunque a veces siento que hay precios igual que los del supermercado e incluso más caros. Todo depende y las cosas pueden cambiar súbitamente, sobre todo si el producto no se está vendiendo, entonces los comerciantes pueden bajar el precio rápidamente.

Ir al mercado en Francia pueder ser un momento convivial, es como una salida; hay personas que no salen mucho de sus casas o que no tienen muchos amigos y entonces ir al mercado les permite ese contacto social tan necesario para los humanos. En ciudades como Nantes ir al mercado a veces no es tan “convivial”, porque el intercambio y la sonrisas pueden ser más “comerciales”, porque los comerciantes están ahí para hacer el mayor “beneficio” económico para ellos. Es lo común en las ciudades grandes.



En los pueblos pequeños los comerciantes pueden ser un poco más “normales” con sonrisas más cercanas a la realidad, más transparentes… y como en ocasiones la mayoría de los clientes son personas mayores de edad y que vieven solos y son clientes conocidos desde hace años, eso permite que se pueda establecer una relación más amigable.



Puedo decir que ir al mercado en Francia es como una especie de “fiesta”, la gente se ve bastante alegre y aunque existe un día para ir a ese tipo de mercadillo, es como si la gente lo estuviera esperando con anhelo. En Nicaragua a veces ir al mercado es una “tarea”, “trabajo”, hay que ir, porque hay que comprar cosas para comer y como el mercado está abierto siempre; de lunes a lunes, pierde ese toque mágico de esperar que sea sábado para poder por fín ir al mercado.

¡Nos vemos!


Otra entrada que aborda este tema:



Nota:
Todas las imágenes fueron extraídas de internet, ninguna es de mi autoría.