lundi 30 janvier 2017

Ser profesor es una de las misiones mâs nobles, necesarias e importantes en la sociedad.

Jorge Vega ~


Confieso que me gusta dar clases, siempre me ha gustado esta profesiôn. Es una labor bastante interesante, a pesar que a veces puede ser una tarea complicada, porque uno puede tener muchas ganas de enseñar, tener muchas ideas, mucha energîa, pero a veces las salas de clases, en lugar de ser espacios de enseñanza-aprendizaje, pueden convertirse en un espacio de conflictos, pereza, aburrimiento, falta de motivaciôn, entre otros “problemas” que pueden estar presentes.


Cada vez que entro a una sala de clases, pienso que vamos a trabajar algo interesante y que todos vamos a aprender algo, pero a veces esa misiôn no es tan fâcil de cumplir. A veces se puede tener la idea errônea que todo en las salas de clases es perfecto y que el ambiente es sûper agradable, pero lamentablemente a veces no lo es.

El ambiente en las clases varîa, porque depende de muchos factores: estado de ânimo del profesor, de los estudiantes, el clima, el interés del tema tratado, la manera de trabajarlo, si se durmiô bien la noche anterior, si el estudiante ya tiene conocimientos previos sobre un tema en particular, el horario, el dîa, el mes, si estamos empezando el año escolar, si pronto hay vacaciones, la confianza que se tenga con los estudiantes, entre muchîsimas otras cosas mâs.



Hace poco leî una carta de una profesora de España que decîa, entre otras cosas, que estaba “harta” de enseñar, porque la actitud de los estudiantes a veces puede ser poco motivadora, desconsiderada hacia los profesores y que los padres, en lugar de ayudar al estudiante y aconsejarlo, lo sobreprotegen. 


Estoy de acuerdo con esta profesora cuando dice que en esta profesiôn se hacen muchas cosas “invisibles”, por ejemplo la planeaciôn de las clases, las correcciones de exâmenes, pruebas, poner las notas, llenar el cuaderno de texto, estar presente en reuniones, consejos de clases, buscar siempre material actual e “interesante”, participar en capacitaciones o proponer una capacitaciôn al cuerpo docente. Y es cierto que a veces es “triste” pasar varias horas haciendo correcciones y ver que al estudiante simplemente le interesa conocer su nota.



Pero los profesores ejercemos esta profesiôn, porque, a pesar de todo, nos gusta enseñar y a mî en particular me gusta también aprender, porque siempre he pensado que cada vez que enseño algo, aprendo algo también.



Estoy convencido de que los profesores tenemos que estarnos automotivando y aprovechando las reuniones con los demâs profesores, por ejemplo el TEPCE en Nicaragua o bien las reuniones de capacitaciôn aquî en Francia con la EC, para compartir e intercambiar sobre la experiencia, pero también para apoyarse a nivel psicolôgico, compartir ideas y retomar el timôn de nuestra carrera. Una de las mâs “difîciles”, pero a la vez mâs nobles, necesarias e importantes en la sociedad. 

Nota:
Todas las imâgenes fueron extraîdas de internet. Ninguna es de mi autorîa. 
 

lundi 9 janvier 2017

En el 2017, Usted puede ser todo lo que Usted quiera ser!


Jorge Vega ~



Estoy convencido que las palabras tienen poder sobre el ser humano, por eso es necesario poder decirnos cosas positivas a nosotros mismos y a nuestro entorno, para empezar a creerlas para después crearlas.

Si a un niño uno le dice que él no es bueno en algo, al final él lo va a creer y lo va a tomar como una «verdad» y después dirâ: «No soy bueno en eso». Estâ bien aceptar nuestras limitaciones y decir de vez en cuando, «tal o tal cosa no se me da como quisiera», pero hay que permitirse aprender.



Es sûper bueno decirle a los niños lo buenos que son haciendo cosas, para que eso fomente en ellos una buena autoestima y eso les permita ganar seguridad y ademâs que se sientan apoyados.

Aprender no es lo mismo para todos. De hecho, los procesos de aprendizajes, las técnicas de enseñanza, las maneras de aprender entre otras cosas, son muy variadas y vâlidas, hay para todos los gustos y para todas las inteligencias. Como hay tanta variedad, no podemos limitarnos!

En mi niñez escuché muchas limitaciones, frases «bâsicas,» por ejemplo: «con la salud y el alimento estamos bien», lo cual es medianamente cierto, pero, ¿Por qué limitarse?, ¿Por qué no pedir muchîsimas cosas mâs?


El Nica es «timido» y en teorîa, “se conforma con lo que tiene”, pero no deberîa ser asî, debemos desaprender eso y empezar a pedir mâs, a ser mâs exigentes con nosotros mismos, con nuestros deseos, nuestras ganas de hacer cosas diferentes, con las cosas que uno le pide al universo.

Yo desde pequeño decîa: quiero ser profesor de idiomas y viajar a otros paîses, lo decîa siempre, recuerdo eso perfectamente, y en el 2004 empecé en el mundo de la enseñanza y después empecé a viajar. Como ya logré esos objetivos, ahora me propongo nuevas metas y yo sé que todo se puede lograr, hay que proponerse metas y conseguirlas, no importa el tiempo que dure, todo se lograrâ siempre! El pensamiento positivo nos ayuda a atraer eso que nos propongamos, después serâ cuestiôn de tiempo.

En definitiva que hay que cambiar nuestra manera de ver las cosas, ver cosas positivas para atraerlas y para que formen parte de nuestras vidas.

En este año 2017 y en los que vienen, les invito a pensar en estas palabras y decirlas las veces que sea necesario! Yo puedo ser todo lo que yo quiera ser! , sin limitaciones. Podemos hacer y recibir cosas grandes, porque lo merecemos, venimos al mundo para eso!

Feliz inicio de año y no se olviden de agradecerle a la vida y a Dios por todo lo bueno que recibimos!




Nota:
Todas las imâgenes fueron extraîdas de internet.
Ninguna es de mi autorîa.