dimanche 12 novembre 2017

Enoturismo, beberse a España en una visita.

Transcripción
Hecho por: Jorge VEGA ~

Locutor:

En 2016, más de 75 millones de personas visitaron España: un nuevo récord, 10 por ciento más que en 2015. En gran medida, este crecimiento es gracias a un tipo diferente de turismo. Cada vez más personas visitan España por su cultura, su gastronomía y sus vinos de fama mundial. De repente, el turismo del vino es un gran negocio.

José Antonio Vidal:

Pues mire, los últimos datos oficiales, son de 2015, y han sido dos millones, cuatrocientas mil personas, que tomados en cuenta con el total de movimientos turísticos en general, que hemos tenido en España, solamente represente el 0.1 % , ahora tenemos que integrar el turismo gastronómico, con lo que es el turismo de interior, esa oferta de patrimonio, de naturaleza, de ocio, de deporte, de visitar bodegas, de estar alojados en entornos que son totalmente paradisíacos, pues conforma una oferta muy, muy completa”.

Locutor:

El turista típico del vino relativamente joven y viaja con su pareja o un grupo de amigos, ofreciendo un importante impulso económico al productor.

Javier Navarro:

Desde los inicios de nuestra bodega, hace unos 20 años, tuvo una importancia capital, empezamos construyendo unas habitaciones de la máxima categoría 5 estrellas, que es la categoría máxima en España, con un hotel dentro de la bodega, integrada también con un restaurante y posteriormente hicimos un spa también de mil metros cuadrados. El negocio principal como es lógico es el vino, vinos de Rivera del Duero, que exportamos a 50 países aproximadamente del mundo, pero un negocio también importante asociado al mundo del vino es el enoturismo”.

Locutor:

¡Qué mejor manera de disfrutar de la cultura y del patrimonio de España que alojándose en una bodega de vino!, con lo mejor de la comida y por supuesto, el mejor vino para degustar. Con información de la oficina Madrid-España, noticias Xinhua.




Duración: 1:52.
Publicado el 18 mayo de 2017

vendredi 27 octobre 2017

Gracias a la vida y a los casetes, que me han dado tanto…


Jorge Vega ~



Me desperté pensando en que cuando estaba chavalo y escuchaba una canción que me gustaba, me iba al mercado a comprar un casete en blanco y después pasaba horas y horas esperando a que pusieran la canción en la radio. A veces no tenía tanta suerte y me tocaba ir a hacer algún mandado o algo y cuando regresaba pensaba: ¡Puchica!, seguro salió la canción y no pude grabarla :-(

En esos tiempos uno dejaba de hacer lo que estaba haciendo, para poder grabar la canción directamente de la radio. Pasabas horas y horas cerca de la radio y estabas listo para presionar en el botón REC que servía para grabar y así ya tenía la canción en mi “playlist”.

Yo no grababa únicamente canciones, grababa también historias, noticias, cuentos de Pancho Madrigal o programas de radio que me gustaban. Recuerdo que grababa programas para enseñar a leer a gente que no sabía hacerlo. Grababa también entrevistas variadas que me iban a ser de utilidad para preparar mis clases, para esa época era estudiante de primaria, pero algo me decía que iba a trabajar de profesor, entonces tenía que ir preparando mis recursos pedagógicos :-)

Y me acuerdo también que como ya tenía varios casetes llenos de música y a veces no tenía reales (plata) para ir a comprarme otro, entonces si escuchaba una canción nueva o un programa interesante, me tocaba grabarlo encima de las canciones o programas que ya estaban y a veces salían unas mezclas bien “interesantes” :-)

Cuando estábamos chavalos, siempre estabas esperando a ver el resultado final de todo; grabación de música, videos, las fotos que te tomaban…. y si salían mal, pues "te jodías", eras “salado” como decimos popularmente en Nicaragua.

Ahora todo eso es  mucho más fácil, cierto, pero siento que como que en la actualidad se le quitó un poquito la “magia” a eso de no saber cómo iban a salir las cosas. Si salías feo en la foto de la promoción, pues ni modo, esa foto tenías que poner, no te daba chance de cambiarla o de ir a tomarte otra. Si la canción estaba grabada sobre otra canción y a veces la mezcla era “rara”, ni modo, no había de otra. Teníamos que esperar el resultado de las cosas y sobre todo… aceptarlos.

mardi 17 octobre 2017

Me siento en casa

Jorge Vega ~

Trabajé en la Alianza Francesa de Nicaragua durante muchos años, inicié en el 2004 para ser exactos. Empecé como asistente de los profesores. Debía ayudar a los profesores en sus actividades pedagógicas y lúdicas. Para ese entonces éramos 3 asistentes: la Tania, que además trabajaba en la parte cultural, si mi memoria no me traiciona, la Karen y yo. Nuestro trabajo consistía en ayudar a los profesores con las clases para niños y adolescentes.

La Alianza Francesa es la representación cultural y lingüística de Francia en el exterior. La Alianza trabaja de la mano con la Embajada de Francia y organiza diferentes tipos de eventos para la promoción de la lengua y cultura francesa y francófonas en Nicaragua y el resto del mundo.

En la Alianza siempre hay franceses que van a Nicaragua a hacer pasantías profesionales, ya sea en el equipo pedagógico o administrativo y hay otros que viven en el país desde hace años, ya hicieron sus vidas en Nicaragua. A esto debo agregar que la Alianza Francesa siempre está recibiendo a artistas, escritores, actores, músicos franceses que se van de gira por América Latina.

En resumen, siempre estaba rodeado de franceses en Managua y Granada, y como poco a poco fui cambiando de puesto en la institución y después, además de impartir clases, me tocaba estar presente en las actividades culturales, eso me permitió hacer más contactos de los que ya tenía o había establecido con la comunidad francesa radicada o de paso por Nicaragua.

El hecho de organizar o participar en una enorme lista de actividades culturales durante muchos años, me permitió conocer y vivir la cultura francesa muy de cerca, incluso estando en mi país. La primera vez que vine a Francia no me sentí un perfecto extraño, al contrario, sentí una enorme empatía y familiaridad con todas las cosas que veía, leía, escuchaba, comía, bebía... conocía la lengua y muchos aspectos culturales, así que todo fue extremamente positivo.

Digo esto, porque hace dos meses estuve en Tours y vi a unos asiáticos hablando en francés y me pareció algo exótico y justo en ese momento pensé que seguramente para los franceses sea algo exótico también que yo hable francés.

Recuerdo que el año pasado que empecé a trabajar en Loudéac, estaba caminando por la calle y una señora, de unos 70 años tal vez, y que iba manejando, me quedo viendo fijamente a la cara y de una forma como sorprendida, como si me hubieran sacado de la televisión y puesto a caminar en Bretaña. ¡Fue súper divertido eso!

Yo, a pesar de mi color y mis rasgos físicos y mi acento y mi todo, no me siento, nunca me sentí o he sentido un extranjero total en este país. Antes de venir aquí ya estaba familiarizado con la lengua y la cultura, trabaja por y para la promoción de la lengua y cultura francesa en Nicaragua e hice ese trabajo en muchas áreas; la enseñanza, la administración, la locución del programa radial que hacíamos en la UCA, las visitas a la televisión para hablar sobre las actividades culturales, pedagógicas. Estaba en un entorno francés en suelo nicaragüense. Todas esas experiencias hacen que uno pueda sentirse en casa, incluso estando a 8 782 kilómetros de distancia del paisito.

mercredi 20 septembre 2017

Diferencias entre los distintos tipos de aceite de oliva



Por: Jorge Vega ~



Transcripción

Hola,  buenos días, gracias por seguir educadornutricional.es 

Hoy voy a hablar del aceite de oliva. Esto del aceite de oliva es muy curioso, podemos pensar que lo que sale de la oliva es aceite de oliva, pero no, el aceite que sale directamente del aceite de oliva se etiqueta como aceite de oliva virgen y si tiene una característica que sobre sale de lo habitual se le llama aceite de oliva virgen extra, pero en cambio si lo que sale no es comercializable, ya sea por cuestiones comerciales o porque no es apto para el consumo humano, entonces lo que se hace es procesarlo física o químicamente para conseguir que sea apto para el consumo humano o para conseguir que sea vendible comercialmente. 

Cuando encontramos un aceite con la etiqueta aceite de oliva, ahí hay como mínimo el 10 % de aceite virgen o virgen extra, y el resto está rellenado con este aceite de refinado. Hay un reglamento europeo, que es el CE 1019/2002, que nos especifica las 4 categorías de aceite, estas son: las tres que hemos dicho, más el aceite de orujo de oliva, ¿Qué es el orujo de oliva?, para quien no lo sepa, cuando sacamos el aceite de oliva, nos quedan algunos residuos, la oliva zafada con el hueso, entonces ahí se ha descubierto que echándole disolvente, se consigue que salga más aceite, luego hay que echarle otro químico, para compensar el disolvente, pero el aceite que se obtiene al final de todo, eso es el orujo, el aceite de orujo de oliva.

Respecto a la composición del aceite de oliva, varía un poco en función de la cosecha, pero en rasgos generales tenemos que más del 99 % de ácidos grasos, menos del 1 % para la vitamina E, los polifenoles, pigmentos, aromas y este tipo de moléculas, dentro de lo que son los ácidos grasos, el que se lleva la mayor parte, ¾ partes, sería el ácido oleico, luego estaría el ácido palmítico, que se llevaría entre el 7 y el 17, luego estaría el ácido oligonéico, que sería el omega 6, que se lleva entre el y a continuación estaría el esteárico, el ácido esteárico se lleva entre el 1.5 y el 5 %, luego estaría el ácido palmitoleico, que es el omega 7, que es entre el 0,3 y el 3 %, aquí hay un poquito, luego para terminar de rellenar este menos del 1 % que quedaría, sería el ácido linolénico y con esto ya tendríamos todos los ácidos que lo componen.

vendredi 25 août 2017

Dunkerque, Lille, Calais, ¡Conociendo el norte francés!

Jorge Vega ~

Vista de Dunkerque al salir de la estación de trenes.

Me gusta viajar, creo y espero que no me cansaré de decirlo, aunque puedo decir y asegurar desde ya que viajar cansa.

Para las vacaciones de verano tuvo la oportunidad de visitar el norte de Francia. Es una cosa que quería hacer desde hace unos algunos meses, pero de momento no se había dado la oportunidad. 

Afiche de la película sobre Dunkerque.
 

De Dunkerque no sabía mucho, pero como vi la película, eso me dio la curiosidad de ir a conocer. La historia de la película de Dunkerque es bastante dura, narra una operación militar que consistía en la evacuación de los militares ingleses que estaban apoyando a los franceses en la lucha contra la invasión de la Alemania nazi. Los alemanes avanzaron y habían cercado a los franceses e ingleses, y a los ingleses no les quedó más remedio que regresar a su tierra, para prepararse ante la posible invasión nazi a Inglaterra.

A pesar de ser una historia triste y complicada, los paisajes se veían súper interesantes en la película y pues quería comprobarlo y como tenía el tiempo para hacerlo, así se hizo.

Afiche de la película de los Ch'tis.


De Lille sólo sabía que son conocidos como les ch'tis y eso lo supe desde hace muchos años, cuando en Nicaragua vimos la película Bienvenue chez les ch'tis, una película que aborda los estereotipos que los franceses tienen sobre la gente del norte. Según Wikipedia, para los franceses el norte es una región poco acogedora, en la que hace un frío polar y en donde las condiciones de vida son lamentables. Por eso esta idea de ir al norte no es tan popular para las vacaciones de verano, pero yo me fui sin ningún estereotipo ni expectativa, sólo las ganas de conocer. 


Los Burgueses de Calais.
 

Y de Calais, pues lamentablemente lo que sabía es lo que sale casi todos los días en las noticias, lo de la jungla de Calais, espacio que ha sido tomado por los refugiados e inmigrantes.

TGV


La primera parada fue Dunkerque, directamente, saliendo de Nantes vía París y después de la Estación de trenes del Norte, dirección a Dunkerque. Unas tres horas y media de trayecto, más una hora de espera en París. Gracias a Dios que existe el Tren de Gran Velocidad (TGV), que hace que los trayectos sean bastantes cortos.



Casas de Dunkerque frente al mar.
Dunkerque me gustó mucho desde la llegada, las casas son de ladrillos y con colores variados, los diseños son súper diferentes a los del oeste francés y además habían gaviotas cerca de la estación de trenes o en las calles, porque Dunkerque da directo al mar. La gente con la que tuve la oportunidad de hablar fue extra acogedora, aunque también estaba a mi favor que quizás ellos no estén acostumbrados a ver a alguien con el color de mi piel, un latino, y además con mi acento en francés, a mí no me gusta mi acento, pero por estos lados puede resultar “exótico”.

Vista de la ciudad de Lille.


Lille es una ciudad súper bien situada, está a una hora de París, a media hora de Dunkerque, media hora de Bruselas, y súper cerca de Holanda, Luxemburgo, Alemania, por algo una de las estaciones de trenes se llama Lille Europa. Esta ciudad tiene una mezcla arquitectural donde lo “viejo” subsiste con lo moderno.

Aquí estoy yo, una fotito para el recuerdo :-)


Desde Dunkerque hacia Lille, hay pueblitos en donde se para el tren y se ven un poco desolados, sin mucha “vida”, pero eso es normal, pasa en todos lados, hay ciudades más importantes que otras, lo mismo pasa en Nicaragua.

Afiche divertido, nadie sabe dónde está la alcaldesa de Calais. 


Y para concluir la visita, Calais, no fuimos a la “jungla” y tampoco tuvimos mucho tiempo para visitar todo a como se debía, pero vimos la alcaldía, los buses ingleses, un acuario donde habían pescados de Nicaragua :-) y un poco el mar.

El clima estuvo de nuestro lado y en las tres ciudades hubo mucho sol, demasiado incluso, en Dunkerque todo el mundo en la playa bañándose. Definitivamente que el norte francés en verano, es un perfecto regalo de vacaciones.

Con este clima, ¡Todo el mundo en el mar!

 Videos:



Información más detallada:


lundi 21 août 2017

Fiesta de Solidaridad con Nicaragua en Francia, edición 2017

Jorge Vega~

Uno de los premios de la tómbola.




El pasado domingo 20 de agosto de 2017, tuve la  dicha de participar en la Fiesta de Solidaridad con Nicaragua en Gruellau (Loira Atlántico). Dicha actividad fue organizada por la Asociación Intercambios y Solidaridad 44. Ya son 29 años, 29 Fiestas de la solidaridad realizadas por la asociación. Este año el lema fue Abattons nos murs pour vivre ensemble, que en español vendría siendo: Rompamos nuestros propios muros, para vivir juntos, que hacen alusión a la idea de aprender a ver la diferencia de las demás personas, culturas, creencias, ideas, entre otras cosas, como una riqueza. 

Contribución solidaria para ayudar al financiamiento de proyectos en Nicaragua.



Como se menciona en su sitio web, esta asociación brinda ayuda a los campesinos más necesitados de Nicaragua, con el propósito de apoyarlos en sus proyectos de subsistencia alimentaria. 

Ambiente en el comedor nica.
 

Los proyectos que la asociación apoya han sido pensados, iniciados y creados por los campesinos. Espacios y Solidaridad 44 trata de no dar ideas  de negocios o producción ni les dicen a los campesinos qué proyectos deben desarrollar, porque, según explicaron en una de las conferencias a las que asistí, si ello hicieran eso, es muy probable que los campesinos no estén interesados en dichas propuestas y quizás pueden iniciarlas por un tiempo, pero no les darían seguimiento, por no sentirlas como propias. 


El tren de la amistad Francia-Nicaragua.


El trabajo de ES44 es más de acompañamiento en los proyectos ya iniciados por los campesinos, la idea es hacer esos proyectos sostenibles, para que después ES44 pueda enfocarse en apoyar otras ideas de desarrollo de cooperativas que promuevan la agricultura agro-ecológica, creación de pulperías para la venta directa en las comunidades campesinas, comercialización de los productos de los agricultores en Managua u otras ciudades de importancia, producción de parcelas de café, capacitar a los productores en la agricultura bio, utilización de tecnologías agrícolas alternativas y sostenibles.


Venta de artesanía y productos nicas.


La fiesta estuvo súper alegre, había muchísima gente y muchísimas asociaciones que apoyan proyectos solidarios en diferentes países del mundo. 

Parte de las asociaciones presentes.
 



Un aplauso para todo el equipo de Intercambios y solidaridad 44 con Nicaragua, a la delegación nica que vino a presentar sus proyectos de producción agrícola campesina y a todos los presentes en esta fiesta que tiene como objetivo mayor, poder reunir dinero para que ES44 pueda continuar apoyando a los campesinos nicas.

Una foto para el recuerdo.

 ¡Nos vemos pues!

********************************************************************************************************

Información relacionada:












dimanche 6 août 2017

Día de mercado francés

Jorge Vega ~



Muchas veces se tiene la idea que todas las cosas funcionan en otros países de la misma manera que en el país de uno, pero en otras entradas del blog he tratado de explicar que no es verdad. En esta ocasión voy a hablar de cómo funciona el mercado en Francia.

Como podrán suponer, el mercado no funciona de la misma manera que en Nicaragua. Aquí el mercado, a como lo conocemos comúnmente, está abierto al público una vez a la semana, el día varía mucho; en algunas ciudades, pueblos o comunas como se les conoce popularmente, el mercado puede estar disponible durante la semana, pero únicamente un día, ya se a lunes, martes, etc…. o bien el fin de semana.



El mercado en Francia puede tener un espacio fijo que se conoce como Les Halles, en la ciudad de Rennes por ejemplo, Les Halles pueden estar abiertas de lunes a sábado de 9 AM a 2PM con una pausa, para retomar nuevamente de las 4PM a las 7PM, o puede hacerse en espacios públicos autorizados para dicha actividad económica. Lo de hacer una pausa y cerrar el puesto de las dos a las cuatro de la tarde me parece exótico, no pienso que un comerciante haga eso en Nicaragua.

En Nantes yo voy al mercado que se hace el sábado por la mañana y que se hace frente a la Mediateca Jacques Demy. Voy a ese mercado, porque es el que me queda más cerca y pues puedo ir y regresar caminando. Digo mercado que se hace, porque son mercados al estilo mercadillo español, es decir, mercados ambulantes al aire libre.



En los mercados se encuentra de todo; alimentos, bebidas, ropa, calzado… y en teoría los precios son más “interesantes”, aunque a veces siento que hay precios igual que los del supermercado e incluso más caros. Todo depende y las cosas pueden cambiar súbitamente, sobre todo si el producto no se está vendiendo, entonces los comerciantes pueden bajar el precio rápidamente.

Ir al mercado en Francia pueder ser un momento convivial, es como una salida; hay personas que no salen mucho de sus casas o que no tienen muchos amigos y entonces ir al mercado les permite ese contacto social tan necesario para los humanos. En ciudades como Nantes ir al mercado a veces no es tan “convivial”, porque el intercambio y la sonrisas pueden ser más “comerciales”, porque los comerciantes están ahí para hacer el mayor “beneficio” económico para ellos. Es lo común en las ciudades grandes.



En los pueblos pequeños los comerciantes pueden ser un poco más “normales” con sonrisas más cercanas a la realidad, más transparentes… y como en ocasiones la mayoría de los clientes son personas mayores de edad y que vieven solos y son clientes conocidos desde hace años, eso permite que se pueda establecer una relación más amigable.



Puedo decir que ir al mercado en Francia es como una especie de “fiesta”, la gente se ve bastante alegre y aunque existe un día para ir a ese tipo de mercadillo, es como si la gente lo estuviera esperando con anhelo. En Nicaragua a veces ir al mercado es una “tarea”, “trabajo”, hay que ir, porque hay que comprar cosas para comer y como el mercado está abierto siempre; de lunes a lunes, pierde ese toque mágico de esperar que sea sábado para poder por fín ir al mercado.

¡Nos vemos!


Otra entrada que aborda este tema:



Nota:
Todas las imágenes fueron extraídas de internet, ninguna es de mi autoría.

vendredi 28 juillet 2017

¿Expatriado, extranjero o migrante?

Jorge Vega ~ 



A mí recientemente me empezó a llamar la atención esto de cómo llamar a alguien que no vive en su país de origen. Es increíble que a un francés que vive fuera de Francia se le llame expatriado, es decir, que vive fuera de su patria, en cambio a una persona que viene de otro país a Francia se le llama migrante. La gente no hace referencia a un extranjero en Francia como un “expatriado”. 

 

La definición del verbo migrar, Del lat. Migrāre. 1. intr. Trasladarse desde el lugar en que se habita a otro diferente. Esa es la definición, pero obviamente que la sociedad puede tener su propia definición de dicho fenómeno y la mayor parte del tiempo se asocia esta idea de migrar con algo negativo, por ejemplo por problemas y después se busca la índole; económicos, políticos, guerras… ¿Y la migración (expatriación) profesional, académica, lingüística, romántica, de reunificación familiar?, que vendría siendo la migración positiva, para eso no hay tanto espacio ni información al parecer...




Si a la palabra migrar le anteponemos una sola letra, en este caso la letra “E”, emigrar, Del lat. Emigrāre. El significado cambia un poco. Las opciones que te da el diccionario son:

1. intr. Dicho de una persona: Abandonar su propio país para establecerse en otro extranjero.
2. intr. Dicho de una persona: Abandonar la residencia habitual en busca de mejores medios de vida dentro de su propio país.
 

Si tomamos en cuenta las definiciones de expatriarse, migrar o emigrar, obtenemos como resultado global: persona que se va de su país de origen a otro. Entonces, ¿A qué se debe que un francés en Canadá sea un expatriado y un mexicano en Francia sea un migrante?, ¿Por qué el francés en Canadá no es un migrante?, ¿Por qué el mexicano en Francia no es un expatriado?, Seguramente hay razones políticas y económicas para justificar el uso de dichas palabras, pues demuestran si uno viene o proviene de un país rico o no. 


 
Me parece curioso que en nuestro país, por ejemplo, no veamos a las personas extranjeras como expatriados o migrantes. Si una persona no es natural de Nicaragua, les decimos extranjeros o chele en el caso que la persona sea blanca, y esto vendría a ser un sinónimo de extranjero. Y si no queremos decir que la persona es extranjera, le decimos su país de origen: Michael es gringo (de Estados Unidos), Anja es alemana, Jean-Marc es francés…. 

 

¿Por qué en Nicaragua no se les dice expatriados o migrantes a los extranjeros que viven allá?, Seguramente porque tenemos una tradición histórica de dar la bienvenida al extranjero, herencia que en momentos ha sido señalada de “maldición”, como la maldición del malinche que, entre otras cosas, dice:

Se nos quedó el maleficio
de brindar al extranjero
nuestra fé, nuestra cultura,
nuestro pan, nuestro dinero”.



A eso podemos agregarle el hecho de no ser un país “interesante” para la migración, no hay migración masiva hacia nuestro país; somos un país de turismo o de tránsito, pero no de recepción de migración y los extranjeros que se quedan a vivir en Nicaragua, lo hacen más por fines profesionales, por convicción con el movimiento revolucionario (hay gente que llegó durante la revolución y se quedó en Nicaragua), ganas de un cambio en sus vidas, por razones románticas (alguien se enamoró de alguien nica y se queda allá) o por otras razones que simplemente ignoro.




No puedo responder a la pregunta de si un latino debe ser reconocido como un “expatriado” en Francia o en cualquier otro país del mundo. De momento me quedo con mi forma nica de ver a una persona que no es originaria de un país y para mí la forma más válida, en el caso de tener que ponerle una etiqueta, sería extranjero.