lundi 17 juillet 2017

De visita en Aachen y Colonia

Jorge Vega ~




La idea de ir a Alemania justo iniciando las vacaciones de julio, me pareció más que perfecta. Alemania siempre me ha gustado y estudié alemán en Nicaragua, después en la Universidad Popular de Estrasburgo y después tuve la oportunidad de hacer una pasantía en Hamburgo y colaboré también con la que en ese entonces se llamó GTZ de Berlín. Tuve la suerte de viajar por muchísimas ciudades y a pesar de que me habían dicho que los alemanes iban a ser bien cuadrados y etc, no fue lo que vi todo el tiempo.


A mí Alemania siempre me ha gustado y el idioma también, incluso si las reglas me parecen algo complicadas y durante los exámenes del curso de alemán todos salíamos siempre con la incertidumbre de si habíamos aprobado el nivel y si podríamos ir al nivel superor. Creo que ese miedo lo tuvimos y compartimos siempre mis compañeros de clases y yo. 

 
Creo que yo hablé más alemán en Nicaragua que en cualquier otro país, incluiso más que en la propia Alemania. Un “problema” que tuve en Hamburgo, fue que vivía en la casa de una amiga que había vivido en Nicaragua y ella hablaba bien español y el segundo “gran problema”por así decirlo, fue que en el curso de alemán, siempre en Hamburgo, éramos como 20 estudiantes y de ésos 20 como 15 latinos, entonces hablábamos alemán en clases y después ya puro español, incluso la profesora de alemán se iba con nosotros a lugares latinos después de clases. Una vez estábamos en clases y dijo: ¡Nos hace falta una hora de clases! :-( 


 
Esta visita a Aachen y Colonia, me permitieron volver a utilizar un poquito el idioma alemán. Aclaro que a pesar de haber estudiado este idioma, todavía no se me da hablarlo con la espontanéidad y naturalidad que me gustaría. Yo prioricé el francés, porque es mi segundo idioma y después de la cultura nica, la francesa es la que me es más familiar.

Aachen me gustó mucho, porque es una ciudad bastante pequeña, pero tiene de todo y es una ciudad con mucha vida, hay bastante movimiento y como es pequeña, todo se puede hacer caminando. Me gustó también por el hecho que pude comer y beber cosas diferentes, a mí me gusta variar y conocer cosas diferentes, así que este viaje era “urgente” :-) 



 
Colonia fue igual de interesante, sobre todo por su enorme catedral que se puede ver desde cualquier punto de la ciudad, ¡es enorme! Y el tour panorámico no estuvo nada mal. Lo malo en Colonia, es que estaba lloviendo bastante y lamentablemente no se puede disfrutar tanto con la lluvia. 

 
Feliz de haber podido regresar a Alemania y muy contento también por haberlo hecho en ciudades que no conocía. ¡Hasta la próxima Deutschland!