mardi 17 octobre 2017

Me siento en casa

Jorge Vega ~

Trabajé en la Alianza Francesa de Nicaragua durante muchos años, inicié en el 2004 para ser exactos. Empecé como asistente de los profesores. Debía ayudar a los profesores en sus actividades pedagógicas y lúdicas. Para ese entonces éramos 3 asistentes: la Tania, que además trabajaba en la parte cultural, si mi memoria no me traiciona, la Karen y yo. Nuestro trabajo consistía en ayudar a los profesores con las clases para niños y adolescentes.

La Alianza Francesa es la representación cultural y lingüística de Francia en el exterior. La Alianza trabaja de la mano con la Embajada de Francia y organiza diferentes tipos de eventos para la promoción de la lengua y cultura francesa y francófonas en Nicaragua y el resto del mundo.

En la Alianza siempre hay franceses que van a Nicaragua a hacer pasantías profesionales, ya sea en el equipo pedagógico o administrativo y hay otros que viven en el país desde hace años, ya hicieron sus vidas en Nicaragua. A esto debo agregar que la Alianza Francesa siempre está recibiendo a artistas, escritores, actores, músicos franceses que se van de gira por América Latina.

En resumen, siempre estaba rodeado de franceses en Managua y Granada, y como poco a poco fui cambiando de puesto en la institución y después, además de impartir clases, me tocaba estar presente en las actividades culturales, eso me permitió hacer más contactos de los que ya tenía o había establecido con la comunidad francesa radicada o de paso por Nicaragua.

El hecho de organizar o participar en una enorme lista de actividades culturales durante muchos años, me permitió conocer y vivir la cultura francesa muy de cerca, incluso estando en mi país. La primera vez que vine a Francia no me sentí un perfecto extraño, al contrario, sentí una enorme empatía y familiaridad con todas las cosas que veía, leía, escuchaba, comía, bebía... conocía la lengua y muchos aspectos culturales, así que todo fue extremamente positivo.

Digo esto, porque hace dos meses estuve en Tours y vi a unos asiáticos hablando en francés y me pareció algo exótico y justo en ese momento pensé que seguramente para los franceses sea algo exótico también que yo hable francés.

Recuerdo que el año pasado que empecé a trabajar en Loudéac, estaba caminando por la calle y una señora, de unos 70 años tal vez, y que iba manejando, me quedo viendo fijamente a la cara y de una forma como sorprendida, como si me hubieran sacado de la televisión y puesto a caminar en Bretaña. ¡Fue súper divertido eso!

Yo, a pesar de mi color y mis rasgos físicos y mi acento y mi todo, no me siento, nunca me sentí o he sentido un extranjero total en este país. Antes de venir aquí ya estaba familiarizado con la lengua y la cultura, trabaja por y para la promoción de la lengua y cultura francesa en Nicaragua e hice ese trabajo en muchas áreas; la enseñanza, la administración, la locución del programa radial que hacíamos en la UCA, las visitas a la televisión para hablar sobre las actividades culturales, pedagógicas. Estaba en un entorno francés en suelo nicaragüense. Todas esas experiencias hacen que uno pueda sentirse en casa, incluso estando a 8 782 kilómetros de distancia del paisito.

mercredi 20 septembre 2017

Diferencias entre los distintos tipos de aceite de oliva



Por: Jorge Vega ~



Transcripción

Hola,  buenos días, gracias por seguir educadornutricional.es 

Hoy voy a hablar del aceite de oliva. Esto del aceite de oliva es muy curioso, podemos pensar que lo que sale de la oliva es aceite de oliva, pero no, el aceite que sale directamente del aceite de oliva se etiqueta como aceite de oliva virgen y si tiene una característica que sobre sale de lo habitual se le llama aceite de oliva virgen extra, pero en cambio si lo que sale no es comercializable, ya sea por cuestiones comerciales o porque no es apto para el consumo humano, entonces lo que se hace es procesarlo física o químicamente para conseguir que sea apto para el consumo humano o para conseguir que sea vendible comercialmente. 

Cuando encontramos un aceite con la etiqueta aceite de oliva, ahí hay como mínimo el 10 % de aceite virgen o virgen extra, y el resto está rellenado con este aceite de refinado. Hay un reglamento europeo, que es el CE 1019/2002, que nos especifica las 4 categorías de aceite, estas son: las tres que hemos dicho, más el aceite de orujo de oliva, ¿Qué es el orujo de oliva?, para quien no lo sepa, cuando sacamos el aceite de oliva, nos quedan algunos residuos, la oliva zafada con el hueso, entonces ahí se ha descubierto que echándole disolvente, se consigue que salga más aceite, luego hay que echarle otro químico, para compensar el disolvente, pero el aceite que se obtiene al final de todo, eso es el orujo, el aceite de orujo de oliva.

Respecto a la composición del aceite de oliva, varía un poco en función de la cosecha, pero en rasgos generales tenemos que más del 99 % de ácidos grasos, menos del 1 % para la vitamina E, los polifenoles, pigmentos, aromas y este tipo de moléculas, dentro de lo que son los ácidos grasos, el que se lleva la mayor parte, ¾ partes, sería el ácido oleico, luego estaría el ácido palmítico, que se llevaría entre el 7 y el 17, luego estaría el ácido oligonéico, que sería el omega 6, que se lleva entre el y a continuación estaría el esteárico, el ácido esteárico se lleva entre el 1.5 y el 5 %, luego estaría el ácido palmitoleico, que es el omega 7, que es entre el 0,3 y el 3 %, aquí hay un poquito, luego para terminar de rellenar este menos del 1 % que quedaría, sería el ácido linolénico y con esto ya tendríamos todos los ácidos que lo componen.