mardi 13 décembre 2011

Envía CALIENTE al 0000



Por: Jorge Vega

La promoción de productos o servicios a través de mensajes celulares está muy de moda, las empresas hacen todo lo posible por hacer presencia no sólo a través de rótulos en las calles, si no que promueven sus actividades económicas a través de spots radiales, televisivos etc.

No sé si lo han notado, pero desde hace unos meses es súper fácil tener fotos de chicas súper sexies y si te estás quemando (haciendo alusión a la publicidad), podés mandar otra palabra a otro número para tener las fotos de chicos que apagaran tus llamas. Hasta el momento todo está bien, hay un servicio que está orientado a satisfacer una necesidad, el medio es el celular, pero para llegar al ciudadano que va a hacer uso de ese servicio se debe hacer una publicidad que llame la atención y como lo que se pretende cautivar es el ojo entonces se elimina la radio y se opta por la magia de la televisión. Hasta ahí todo bien.

No soy ningún puritano, ni moralista ni nada por el estilo, o quizás después del planteamiento que les tengo sientan que sí lo soy, en todo caso me arriesgaré. Me parece que ese tipo de anuncios televisivos que claramente son para adultos, deben hacerse en determinadas horas del día, los publicistas saben (o deberían saber) perfectamente que no todos van a ver con buenos ojos ese tipo de publicidad a las 10 de la mañana o inclusive cada vez que el noticiero de medio día anuncia una pausa.

Quizás estoy estigmatizando un poco a sus usuarios, pero sinceramente, no creo que su segmento sean las amas de casa que estén viendo la televisión con sus hijos, o quizás sea así, pero no siento que sea justo para los niños llenarse de información que no les compete en ese momento de sus vidas.

Es incuestionable que ese tipo de servicio tiene un público y está perfecto, así tiene que ser, pero ¿No creen que deberían pasar esa publicidad después de las 6 de la tarde? o más tarde, cuando los mayores de 18 están a penas iniciando su diversión, al fin y al cabo ellos serían quienes enviarían todas las palabras que a Ustedes se les vayan ocurriendo para poder luego recibir todas las imágenes que publicitan. Esa es tan sólo una propuesta. Será al resto de espectadores decidir si quieren continuar teniendo en la televisión mensajes para adultos por las mañanas mientras tienen su desayuno, cambiar de canal cuando los pasen, o resignarse a la idea.

jeudi 8 septembre 2011

Adoptando nuevos pueblos, ciudades, países, pero también nuevas vidas.


Jorge Vega

Mis padres son originarios de un departamento del sur de Nicaragua, mismo que en la actualidad es considerado como uno de los departamentos más nicas del país, no sé por cuánto tiempo se considerará así, pero honestamente espero que no sea sólo en tiempos difíciles.

Muchos expresan y hacen alardes de las bellezas naturales que existen en esa zona y se le ha hecho una publicidad desmedida en los medios televisivos, escritos y radiales, todos se sienten “orgullosos” e incluso hacen alardes de “nacionalismo” de ese departamento e inclusive le han agregado “de Nicaragua”, por si en algún momento se ha dudado su origen.

De ese departamento del sur del país, provienen mis padres, del municipio de San Miguelito, para ser más exacto. No dudo que ese sitio haya sido lindo en su tiempo y de hecho aún lo es y afortunadamente ha tenido muchas mejoras a nivel estructural. Pero en aquellos tiempos la situación, al menos para mis padres, no era muy buena; habían muchos peleas por tierras, según me cuentan mis tías paternas que aún hoy viven en el municipio, mi abuelo paterno y un tío murieron en una de esas tantas peleas por tierras y otro tío fue fuertemente acribillado, pero está vivo para contar el cuento.

Con unos hijos a tuto y viviendo en un pueblo que no ofrecía muchas alternativas tan simpáticas para la familia, pues qué mejor decisión que irse.

Mis padres se fueron, dejaron atrás ese pequeño pueblo del sur de Nicaragua y se instalaron en otro pueblo, pero más grande y un poco más prometedor, un pueblo que estaba en las cercanías de la capital y cuyo nombre pareciera un juego de palabras Tipitapa.

Luego de ese viaje, dos hermanas de mi madre siguieron sus pasos, una de ellas sigue en Tipitapa y la otra emigró hace unos 20 años a un país del norte, ese que nos venden como el país de los sueños, aunque a decir verdad, muchos han perdido el sueño e incluso la vida tratando de pisar su suelo.

Entre los numerosos miembros de mi multitudinaria familia, existen muchas historias de personas que se han desplazado de su lugar de origen hacia otro, adoptando no sólo nuevos pueblos, ciudades o países, pero también nuevas vidas y pues quien escribe estas líneas, afortunadamente, no es la excepción a la regla.

jeudi 1 septembre 2011

Tryo


Jorge Vega

Tryo, es un grupo francés con fuerte influencia reggae y hip hop. Es un grupo que empecé a escuchar hace quizás unos 3 ó 4 años atrás, los escuché por primera vez en una fiesta, recuerdo que se estaba organizando el carnaval de Estrasbourg, yo participaba con los compañeros de la UDEES (Unión de Estudiantes Extranjeros en Estrasburgo) y luego de las reuniones y practicas, teníamos un merecido momento de relax. Debo ser honesto y decir que la primera vez que los escuché, me parecieron demasiado locos, le pregunté a un amigo que cómo se llamaba el grupo y él me dijo Tryo, no era nada difícil de olvidar, porque sonaba como en español trío (tres personas juntas).

Luego los escuché por la radio una y luego otra y otra vez, y por casualidades del universo, Oscar, el hermano de una muy buena amiga de Alsacia (al este del país), Agathe Seitz, me regaló una copia de un cd de ese grupo, el título de ese cd era Mamagubida, no era un cd nada reciente, pero continuaba sonando en las radios, discotecas y en las fiestas que se organizaba con los amigos de la UDEES.

Hace poco hice una pequeña investigación en internet y vi que el disco que me regaló Oscar, se remonta a los inicios de este grupo, más o menos por los años 1998 y 2000. El documento narra que en 1995, Manu, Eveno y Guizmo formaban parta del grupo M´Panada, en un viaje entre amigos que realizaron a los pirineos (Francia), se pusieron a tocar y cantar alrededor de una fogata, como sintieron que las canciones que estaban haciendo se escuchaban bastante bien, decidieron continuar tocando juntos. Adoptan el nombre de Tryo y lo conservan, incluso después que nuevos miembros integran el grupo.

El título del disco que me regaló el hermano de Agathe, no está ni en francés ni en ningún otro idioma, es el resultado de la primera sílaba de los nombres de los miembros: Manu, Mali, Guizmo, Bibou (en la organización y la técnica) y Daniel, un nuevo miembro), resultado: MAMAGUBIDA.

La primera canción del álbum, L'Hymne de nos campagnes (el himno de nuestros campos), se hace realmente conocida diez años después, esa es la razón por la cual nosotros la escuchábamos constantemente.

Tryo es un grupo que me gusta mucho y que forma parte importante para mí por tres razones: primero por la melodía tan “especial” de sus canciones (seguro si los escuchan estarán de acuerdo conmigo), el mensaje de muchas de sus canciones como ejemplo de ello “L'Hymne de nos campagnes”, y mejor aún, porque me hacen revivir el tiempo que viví con mis compañeros latinos y del mundo entero en la, muy pocas veces tranquila, ciudad de Estrasburgo (Francia).

mardi 23 août 2011

¡Echémosle la vaca!



Si escucháramos a un francés hablando en español, diciendo que no sabe qué va a pedir para comer, que necesita reflexionar, nos quedaríamos asombrados, ya que en español, ese verbo es más intenso que en francés. En español, un: “¡No sé qué voy a comer, voy a pensarlo!”, nos sobra y basta.

Para un nicaragüense común, reflexionar implica mucho más que sólo pensar; los momentos de reflexión, son momentos de paz en donde se trata de encontrar alguna enseñanza de lo aprendido o vivido. Según el Diccionario en línea de la Real Academia Española (DRAE), reflexionar significa: considerar nueva o detenidamente algo. El diccionario nos da la definición del uso de esta palabra en español, que es su razón de ser, y no en francés, pero traducir una palabra es súper fácil, entenderla en el contexto que se esté utilizando es un poco más experimental. Uno debe hacer la búsqueda para entender la mentalidad de los hablantes, en este caso, se debe consultar sitios de definición en francés, como le Centre National de Ressources Textuelles et Lexicales (CNRTL), o centro nacional de recursos textuales y lexicales en nuestro idioma.

El uso del verbo reflexionar en francés es variable y se asemeja al uso que le damos en español, pero en el ejemplo antes mencionado, el significado se acerca más a la idea de pensar.

Lo que pretendo con ese ejemplo, es reconocer al lector en el papel del receptor, quien es además el emisor vivo del idioma. Creo que no importa lo correcto o incorrecto que se hable, mientras un grupo de individuos manejen el mismo código y lo entiendan así, la función de la comunicación se cumplirá.

Es sabido que cuando estamos en contacto con un nuevo idioma, siempre estamos tratando de ver el lado lógico de las estructuras de las frases y de las palabras utilizadas. En nuestra reflexión, el referente es nuestra manera de hablar, porque esa manera es la que mejor conocemos y por lo tanto es la primeramente aceptada. Como es nuestra manera de hablar de todos los días, nos acostumbramos y es tildado de “normal”, eso evita asombrarnos de la manera en la que lo hacemos, pero si de vez en cuando nos damos unos pequeños minutos para pensar y reflexionar sobre las palabras, y en especial ciertas frases que utilizamos, podríamos sorprendernos y de qué manera!

Para muestra, un ejemplo: el lunes por la mañana, estaba en las cercanías de un mercado, todo funcionaba de la manera habitual; gente entrando y saliendo, los vendedores ofreciendo sus productos, la gente comprando, quejándose del fuerte calor que hacía, en fin todo lo que se acostumbra ver en un mercado, en eso pasan dos señoras y una de ellas iba diciendo: ¿Viste cómo la malmataron 1?, pues sí, lo que pasa es que le echaron la vaca ¿Le echaron la qué?, la vaca señor, la vaca!


“Echarle la vaca a alguien o algo”

No sé de dónde proviene tan particular aseveración, pero ya le hemos sentido saborcito, no es novedoso para un nica (y entiendo que en Honduras también se usa) entender el significado de esa frase, y como es de uso común o popular como lo llaman en los diccionarios, pues está presente en nuestro registro de idioma.
Veamos pues ¿Qué es echar la vaca?

Viéndolo desde el lado positivo, significa trabajar en conjunto, en equipo, juntos hacia el mismo objetivo, unir esfuerzos para lograr algo, jamás de manera individual, siempre en binomios o más. Su uso no queda aislado en el lenguaje popular, hace presencia incluso en medios periodísticos, en ocasiones incluso como título del artículo, ejemplo de eso:

‘Echarle la vaca’ al pleito con Colombia”, Ortega dice que le “echan la vaca” a Nicaragua, Boaco le echa la vaca al dengue, Luis Enrique Calderón, "Echándole la Vaca" y quién sabe cuántos otros títulos más!

Pues sí, en nuestra simpática manera de hablar, hay muchísimas frases y expresiones populares, tantas que a mí no se me haría nada fácil mencionarlas, pero en definitiva, que en este tipo de situaciones, tratar de explicar este prototipo de expresiones resulta ser algo pesado, una sola persona no bastaría, sin duda alguna que para lograrlo habría que echarle la vaca!


_____________________________________________________________________________________

Definiciones según el Vocabulario Popular Nicaragüense, por Rabella y Pallais.
Malmatar 1: herir de gravedad.

vendredi 19 août 2011

Festival Blogs de Nicarawa


Disociaciones del alma


Jorge Vega

Si se parte de la idea que movimiento es desplazarse de un punto A hacia un punto B, y que para que esto ocurra el cuerpo humano deba realizar dicha acción en conjunto con su alma, definitivamente que este día yo estaría en graves problemas. Pues sí, mi cuerpo está realizando todos los actos que debe hacer, no tanto así mi alma. O quizás mi alma si está despierta, pero no la parte que normalmente conozco, este día es la parte que menos conozco de mí, quien está despierta e intenta gobernar mis pensamientos, mis movimientos, mi habla, mi escribir, mi ver, mi creer, mi sentir, en fin mi ser.

Desconozco a todos a mi alrededor, no es que no les conozco el rostro, simplemente, desconozco quiénes son en su totalidad, la ambigüedad de sus mundos y sus historias. Me avergüenzo de tanta sinceridad, pero es mi objetiva verdad. Verdad que seguramente desconoceré cuando vuelva a despertar y tenga que ponerme el antifaz de la diplomacia humana, que te obliga a decir lo contrario a lo que pensás.

A tan sólo unos minutos del desenfado total, la otra parta del alma o del ser, en su gran agonía, rechaza y trata de imponerse ante la militancia sin desmedida de la parte intrusa que pretende ser reconocida como nueva gobernadora y señora. O quizás me equivoco, y la parte que pienso que es la intrusa, tan sólo está reclamando el territorio que le corresponde y que le ha sido arrebatado tiempo atrás. Todo es un perfecto enredo, es como un escenario lleno de neblina, en donde nada es lo que uno cuerdamente podría pensar que es.

Qué pesar siento por ambas partes del alma, son como siamesas que están obligadas a permanecer juntas, pero sólo una de sus partes es la que se desarrolla en su máxima totalidad y esta parte “viva” es la única reconocida, así que a la otra parte no le queda más remedio que adormecerse, pero aprovecha estos escenarios de desequilibrio cuerpo- alma, para recordarnos su existencia.

jeudi 5 mai 2011

Hasta que la muerte los separe


“El corazón tiene sus razones, que la razón desconoce”
Blaise Pascal


Dedicado a mi amiga Marjorie.Freer


Por: Jorge.Vega

Lo recuerdo como si fuera ayer, era la persona ideal, de esas que nadie, absolutamente nadie te dice que te conviene y que todos quieren, de una u otra manera, apartar de tu vida.

Amargados, casados con el trabajo, soñadores, locos, sexólogos, suavecitos, emproblemados, cansados, amantes de las fiestas y del licor, obsesionados con el peso, psicólogos y uno que otro fracasado, así más o menos estaba compuesta mi lista de amigos, variando un poco en su dosis de machismo, feminismo, yoquepierdismo e intelecto.

Apartarme de mi chico, si claro, eso sin duda alguna sería igual a no permitirme, por lo menos una vez en la vida, conocer la felicidad de pareja.

Estaba convencida que él era la persona indicada, la persona que tanto había esperado y eso que “el tren” ya me había dejado hace unos 5 años atrás.
Pues sí, esta era la persona ideal, no mi príncipe azul ni nada de cuentos, era una persona de verdad, todo un caballero, amable, súper sociable y trabajador, además de agraciado e inteligente, era un combo completo, y en definitiva, era la persona con la que quería casarme y vivir juntos, como manda la iglesia, y eso me propuse como plan de vida matrimonial, estar juntos, hasta que la muerte nos separara. Sí señor.

Lo conocí en un centro comercial de la ciudad, él buscaba empleo y le propuse visitar la empresa para la cual yo laboraba. Le pedí su número telefónico y su nombre, pero hice todo de manera profesional, claro está, lo hice así por dos cosas; primero para que no pensara que estaba “necesitada” y la otra, porque quería demostrarle que mi interés era estrictamente “profesional”.

Asistió a la entrevista que le preparé y como era una persona bastante inteligente, logró sin más, ingresar a la empresa. Trabajaríamos en la misma compañía, pero en diferentes cargos. ¡Listo!, una de las partes ya estaba concluida, él ya estaba en mi terreno.

Hacer que se enamorara de mí fue tarea fácil, yo era una mujer agraciada, de reconocida inteligencia, con un próspero futuro y además, la persona que le había ayudado a encontrar un trabajo.

Sergio resultó ser un buen novio y sobre todo, un excelente amante, así lo demostró durante los casi 7 meses de nuestro maravilloso noviazgo. Pasado ese tiempo, decidimos dar el siguiente paso: ¡casarse!, esa era la palabra mágica, casarse, era para mí, llegar a la cúspide de nuestro amor, era jurarnos amor eterno ante Dios y ante los hombres, era demostrarle a la sociedad que estaban equivocados, que el “tren” no me había dejado, era permitirme ser feliz, era compartir con la persona que me había robado el corazón, en fin él era mi felicidad, y pues casarme, casarme con él, era ponerle el sello de la eternidad.

A pesar de entendernos bastante bien, la idea de casarse le pareció un poco descabellada, pensó que era demasiado pronto y que él necesitaba crecer más profesionalmente y divertirse un poco más.

Pensaba que al casarse perdería su libertad, pero no era así, yo tenía todo perfectamente planeado, seríamos felices, él mantendría su libertad y en nuestro matrimonio no habría cabida para las tristeza, engaños y peleas, todo sería paz y amor entre los dos y luego entre los hijos que íbamos a tener, iban a ser dos niños; Silvia, así se llamaría la niña y Jorge el varoncito.

Con un poco de esfuerzo y con la promoción de un nuevo cargo, Sergio decidió ser feliz conmigo a través del sagrado acto del matrimonio.

¡Qué emocionada estaba!

Me sentía la persona más dichosa del mundo, estaba ahí, no me lo podía creer, estaba a las puertas del altar, y todos mis maravillosos amigos que tanto amo y estimo me acompañaban en esa ocasión tan especial para mí.

Recuerdo perfectamente las palabras de mi padre al decir: “Estelí, te deseo toda la felicidad del mundo, te quiero mucho hija!”, seguidas de las bendiciones de mi madre, el padre de la iglesia, mis amigos y conocidos, fue un día lleno de bendiciones. En definitiva, me sentía la persona más feliz de este mundo.

Dicen que la felicidad, para bien o para mal, no es eterna, que son simplemente pequeños momentos de la vida, que deben ser apreciados en esos intervalos puntuales y que deben ser vividos con intensidad. A decir verdad, poco creía en la infelicidad, me resultaba una palabra ajena.

Con el pasar de los años y al ver cómo nuestra relación estaba cambiando, y ante las constantes advertencias de familiares, amigos y colegas de trabajo, descubrí que a los seres humanos no nos importan mucho los consejos que no son solicitados, tenemos una seductora necesidad de vivir las experiencias en carne propia, y ante cualquier ataque tenemos una estrategia de defensa, la mía era decir “El corazón tiene sus razones, que la razón desconoce” de Blaise Pascal y me funcionaba.

Eso me decía a mi misma ante cualquier ofensiva, y es que no estaba inventando nada, era real, yo estaba muy enamorada y no necesitaba que los demás aceptaran mi decisión de continuar con él.

Lastimosamente, Sergio no resultó ser la persona que yo creí conocer, o quizás me emocioné mucho al conocerlo y puse demasiadas expectativas en él, él era para mí la pieza que me hacía falta para ser feliz, pero honestamente, nunca me pregunté si yo era para él, igual de importante o significativa. Grave error.

Luego del período de enamoramiento y ya oficialmente casados, él no lograba, por alguna razón, adaptarse a mi plan de felicidad matrimonial, era un plan perfecto, del cual él se sentía completamente ajeno.

Contra todo pronóstico, cumplimos nuestro primer año de matrimonio, luego de esa fecha, él se volvió más hostil conmigo, recuerdo que una vez llegó incluso a golpearme, pero no quiero parecer exagerada, me golpeó es verdad, pero lo normal, nada como para hacer un escándalo innecesario, como el de esas mujeres tontas que son medio golpeadas como escarmiento por alguna falta, y hacen un escándalo en la policía, ridículas que sólo buscan un poco de fama en la tele o los diarios.
Yo nunca busqué ese tipo de fama, simplemente siento que nunca la necesité, fui feliz y cumplí con el sagrado mandamiento de la iglesia. Si señor.

Sergio y yo estuvimos felizmente casados, o simplemente casados, durante casi 5 años, hasta que la muerte, mí muerte, nos separó.

vendredi 15 avril 2011

“A ilha das... flores?


Por: Jorge Vega

“Um ácido e divertido retrato da mecânica da sociedade de consumo. Acompanhando a trajetória de um simples tomate, desde a plantação até ser jogado fora, o curta escancara o processo de geração de riqueza e as desigualdades que surgem no meio do caminho” isso é o que a gente pode encontrar quando fase a procura do filme em internet.

Eu quero começar dizendo que para mim, o título do filme “A ilha das flores” é muito acertado, porque ele faz pensar ou achar as pessoas que o filme trata-se de uma coisa bonitinha e jamais de uma coisa de desigualdade, então a gente não está predestinada a ter um pensamento e também não um jugalmento do tema.

O filme tem muitas coisas interessantes, mais o que eu quero poner em evidencia é a ironia da vida, a ilha das flores não é propriamente uma ilha com muitas flores, mais com lixo, e a vida tem muitas ironias também, como uma amiga que se chama Blanca, mais ela é preta, tenho também um amigo que seu apelido é Delgado, mais ele é grosso...

No filme a pessoa que fase a narração disse que “os seres humanos são diferentes de animais, porque eles são livres”..os humanos sãos donos de coisas, mais aparentemente não são donos de outras pessoas, mais acho que a mensagem final é que os humanos também são donos de outros humanos e que as coisas também podem ser donos de humanos...um pouco esquisito não é? O exemplo que eu tenho é que neste momento da vida, a gente não pode trabalhar sem computador, então o computador é o dono do humano que precisa fazer algo com ele, si o computador não trabalha, o humano também não, é uma espécie de dependência máquina-humano e vice versa.

Outra coisa interessante é que a comida que não é adequada para os porcos é dada para as pessoas que moram perto do lugar, e essas pessoas tem 5 minutos para tomar as coisas do lixo, 5 minutos não mais. É aí onde a desigualdade faça presencia, porque os porcos podem comer muito bem e também tem muito tempo para fazer isso, mais os humanos devem comer as coisas que não são adequadas para os porcos e também, devem pegar os alimentos em 5 minutos.

Isso é mais o menos compressível, o dono precisa dar o melhor os porcos, porque ele precisa que eles são grossos e saudáveis para poder depois lês-vender e ganhar dinheiro. Eu posso dizer que o que o dono fase com as pessoas pobres que vão onde ele é como uma coisa social a baixa-escala que ele fase, porque ele fase isso, ele quiçá é um empresário com consciência social.

Outra ironia da vida é que eu escrevi que se trata de um filme que não e filme, mais curta-metragem... bom isso é discutível... como também discutível é o tema da desigualdade.