jeudi 5 mai 2016

Cerrando puertas


Por: Jorge Vega |

 

Para empezar algo nuevo, a veces nos toca irnos de un lugar, una ciudad, un paîs. Irse, ese verbo reflexivo que puede ser uno de los mâs tristes, pero es a la vez el que te invita a descubrir, a hacer cosas diferentes. Cuando te vas de un lugar forzosamente tenés que llegar a otro y después de concluir algo, tenés que empezar algo nuevo.



Hoy me vino a la mente las tantas puertas que he tenido que cerrar para poder dar el paso de abrir otras nuevas. Hoy por hoy estoy convencido que eso es parte de un proceso de crecimiento y aprendizaje.



Recuerdo la primera vez que salî de mi casa. Después de haber terminado de hacer la maleta y cerrar la puerta, te da la sensaciôn de un gran vacio. Te vas y dejâs lo que conocés bastante bien, para empezar en otro lado y empezar a aprender. Al comienzo resulta bastante difîcil, todos los que hemos pasado por ese proceso lo sabemos, pero con el paso del tiempo uno se adapta y hace que el nuevo espacio sea la nueva casa. 

 


Escribo estas palabras pensando en la Melissa, que pronto se va del paîs, y en todos mis amigos y conocidos que se han ido de Nicaragua y que tuvieron que cerrar la puerta de sus cuartos, casa y en ese preciso momento en el que sabés que no hay marcha atrâs, toca respirar y con firmeza decir: Adiôs casa! 

 

Nuevas puertas se abrirân en el camino y con ellas, nuevas experiencias y nuevas herramientas para la vida!