mercredi 15 juin 2016

Soy feliz y gozo de mucha prosperidad hoy! :-)

Por: Jorge Vega |



Todos estamos en búsqueda de la felicidad y prosperidad. Hay muchísimos manuales, películas, documentales, historias de éxito que te invitan a obtener eso que tanto anhelâs.

Todos vamos como en una carrera, con ese interés en tomar esa dosis de felicidad que fue creada para nosotros. A algunos les resulta más fácil encontrarla, saber que su felicidad es eso que tienen actualmente, para otro no lo es así. Y es que lo que te hace feliz a vos o lo que sentís que te podría hacer feliz, no es necesariamente lo mismo que haría feliz a otra persona. Cada quien tiene su propio concepto de felicidad y de lo que es ser feliz, así como de su propia lista de cosas y experiencias que son necesarias para tener ese título de SER feliz y próspero.





Siento que el título de FELIZ se obtiene en diferentes etapas de la vida; lo que te hizo feliz en el pasado quizás ya no logre su efecto en la actualidad. Cuando somos niños tal vez un juguete o ir al circo o comerse un eskimo sean sinónimos de felicidad; en cambio cuando vas creciendo seguro hay otros intereses y otras cosas que se van agregando a tu lista de “requisitos” que tenés que ir reuniendo o acumulando para autodecretarte feliz y rey de tu propia felicidad.

A veces somos egoístas con nosotros mismos y en lugar de disfrutar y ser felices en la actualidad y agradecer por las cosas y experiencias que nos va regalando la vida, lo dejamos para después, para más tarde, como si este momento de felicidad lo voy a guardar en esta bolsa y así voy a ir guardando cada momento. Un día voy a sacar todos esos momentos de felicidad que he vivido y los voy a sacar de una sola vez y zazzz a ser feliz!




Hay que dejar de ver la felicidad como algo lejano, como el “gran” final, como si se tratase de una película o una obra de teatro en donde el final feliz está al terminar. Sale más barato pensar en 300 días de felicidad para así tener una dosis casi diaria de alegría, tranquilidad y prosperidad, el resto está pensado para los días menos felices, que también son necesarios para el equilibrio emocional!