mercredi 26 août 2015

Hermano que estás en los cielos

Por: Jorge Vega



¨Cáncer. Cómo ha cambiado para mí el significado de esta palabra. Primero fue un tabú, un estigma. Después se convirtió en una especie de parásito alojado en el cuerpo de mi madre, que la fue consumiendo día a día. Ahora que está dentro de mí ya no es ni lo uno ni lo otro. El tono amenazante de la palabra ha quedado neutralizado. Es más bien algo concreto, casi cotidiano. Es sólo la forma en que me voy a morir¨

Esa es una de tantas reflexiones de Julia Bartolini, personaje principal de la novela ¨Madre que estás en los cielos¨ del escritor chileno Pablo Simonetti. La historia me cautivó desde sus primeras páginas. Es una novela muy cruda según yo, pero muestra tantas cosas tan reales, cosas que he conocido de primera mano como es el tema del cáncer, ya que hace unos meses mi hermano murió de dicha enfermedad.

En la novela Julia habla sobre toda su vida; desde cuando era una niña y vivía con sus padres Maurizio Bartolini y Victoria, hasta cuando se hizo adolescente y luego una mujer y se casó con Alberto y con quien procreó 4 hijos, cada hijo con sus diferencias de carácter y formas de ver la vida.
Hice muchísimas anotaciones de la novela, porque realmente me sentí extra identificado y siento que tiene mucho que ver el hecho de haber perdido a un hermano con dicha enfermedad.

¨Regresaron mis hijos. Al verlos entrar experimenté el primer sentimiento reconocible frente a lo que ocurría: me apenó la idea de perderlos, presentir el dolor que les ocasionaría mi muerte¨, pienso en esto y la piel se me pone de gallina, debe ser muy duro para la persona enferma ver a sus familiares y saber que algo grave está pasando. En mi caso, mi familia es originaria de San Miguelito (Río San Juan), el sur de Nicaragua y no nos vemos con nada de frecuencia, pero cuando Ramiro estaba en el hospital muchos familiares tanto de Managua como de San Miguelito fueron al hospital, ya esa es una señal de que algo grave estaba pasando, y pienso en el dolor que debe representar para la persona enferma el sentimiento de perder a sus seres queridos, porque nosotros perdimos a un hermano, un sobrino, un hijo, pero él perdió de golpe a todos y todo.

Julia sufrió de muchísimas cosas, desde la enfermedad progresiva de su esposo, del alejamiento de uno de sus hijos, de la infidelidad de su padre, la rebeldía de una de sus hijas, de ver cómo sus hijos iban creciendo y haciendo sus vidas y que dichas vidas no eran como ella tanto había esperado, pero a pesar de todo lo malo, ella siempre tiene una dosis de positivismo y a pesar de estar padeciendo una enfermedad terminal, ella piensa que ¨todos sobrevivimos de algún modo y nuestras vidas, al fin y al cabo, no son tan sufridas¨.

Tengo mucho más que decir sobre ese libro, pero lo haré en otras entregas. Ojalá tengan la oportunidad de leerlo.

Aquí un link sobre el libro:
http://www.guioteca.com/literatura-contemporanea/madre-que-estas-en-los-cielos-la-historia-familiar-de-pablo-simonetti/