jeudi 3 mars 2016

Recordar es volver a vivir!

Por: Jorge Vega


Es muy cierta esa frase que dice: recordar es volver a vivir! ordenando algunos correos del pasado me encontré con unas fotos de la despedida que mis compañeros y yo hicimos en la Criollita en Managua. Esa reuniôn era nuestra gran despedida del grupo y también de Nicaragua, porque todos ya tenîamos un pie en Francia. Todas las conversaciones giraban en torno a nuestro viaje como asistentes de español.

No sabîamos a ciencia cierta lo que no esperaba, sôlo sabîamos que îbamos a ir a Francia a practicar el idioma y que ibamos a asistir a profesores de español. Muchos no tenîamos tanta informaciôn sobre la ciudad a la que îbamos y mâs que respuestas lo que nos rodeaban eran las preguntas y sobre todo las dudas, pero eso en lugar de desmotivarnos, nos impulsô a creer y seguir con ese proyecto en comûn que nos propusimos.

Era el momento de la ilusiôn, la aventura, la alegrîa por ir a Francia y hacer todo por uno mismo, creo que eso de poder hacer todo por uno mismo nos daba alas, sentîamos que podîamos ser independientes, pero a la vez, era lo que mâs miedo nos daba, tener toda esa independencia y no saber por dônde empeza. Habîan muchos trâmites para buscar casa, muchos tenîamos que aprender a cocinar, pagar facturas, saber manejar la plata que îbamos a ganar, en fin era toda una maleta pesada y llena de aprendizaje que afortunadamente supimos administrar.

Al ver las fotos, recuerdo lo alegres que estâbamos, era una alegrîa muy alegre como dice una amiga. En fin, tuvimos la oportunidad de vernos en Francia, en Paris y nos vimos también de regreso en Nicaragua, pero ya estâbamos de regreso, ya la bulla o el ruîdo habîa pasado, ahora éramos los expertos en todo lo relacionado a Francia, sabîamos todo o casi, pero da igual, de una cosa estamos seguros, ese viaje nos alegrô la existencia y como dijo la Angélica en el correo: “acâ les envîo una foto para toda la vida”, no te equivocaste Angélica!