mardi 5 mai 2009

Cuando se tala un árbol en mi país.

Cuando se tala un árbol, la acción de talarlo y participar en esa actividad, se convierte en una fiesta para los espectadores.
Desde que la persona que va a cortar el árbol, sube hasta la cima y empieza a cortar las ramas, hasta que logra su cometido, se presentan muchas cosas que son muy llamativas.
El leñador tiene que tener mucho cuidado, asegurarse que no le caiga alguna rama a los curiosos y en el caso que sea en la ciudad, tiene que tener mucha precaución con el tendido eléctrico(a menudo comparado con una telaraña, por el montón de cables de los“pegados”que salen sin disimulo y se unen a los cables facturados ).
Hay muchos espectadores y estos pasan del rol pasivo al activo, indicando( aunque nadie les haya consultado siquiera) qué ramas hay que cortar, cómo hacer para que las ramas no se queden guindadas del tendido eléctrico, cómo hacer para que las conexiones no se desarmen entre otras cosas.
Talar un árbol en la ciudad y mejor aún un fin de semana, se convierte en todo un espectáculo tanto para el que está cortando el árbol, como para los vecinos, los transeúntes y todos tiene algo que opinar al respecto.